Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Proyectos de Rol - ¿Tienes buenas ideas? ¡Te estamos buscando! ×
Reclutamiento LSPD - ABIERTO ×
Reclutamiento SAFD - Paramédicos ×

CarlosEscobar

Miembro
  • Contenido

    1
  • Ingreso

  • Última visita

2 Seguidores

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame: Lewis Miller Edad y fecha de nacimiento (REAL): 23 Años, 20/02/1996 Experiencia previa en roleplay: Empecé a rolear hace poco más de un año en FiveM, en este tiempo he estado en la gran mayoría de servidores hispanohablantes. Historia completa de tu personaje (cómo lo interpretarás, procedencia, qué pretende ser, aspiraciones, miedos etc...): Historia: Mi nombre es Lewis Miller. Un joven afroamericano de 23 años nacido y criado en las afueras de Los Santos, exactamente en Sandy Shores. Tuve una infancia dura, he vivido la gran mayoría del tiempo en una caravana junto a mi madre. Mi padre se fue de casa poco después de que yo naciera, me he criado con la ayuda de mi madre y los amigos que conocí en mi infancia en Sandy Shores. Me costó mucho superar mi infancia ya que la gran mayoría del pueblo eran racistas, en la escuela yo siempre era “el negro de mierda”, incluso los profesores me decían comentarios racistas cuando yo solo era un crío. Aun así, mi madre me alentó para tirar para adelante y ser un buen chico, y así fue hasta que cumplí 11 años y empecé a codearme con otros negros de mi edad que vivían en el norte y no iban a la escuela. Influenciado por ellos, y sin hacer caso de los consejos de mi madre, dejé de ir a la escuela cansado de aguantar el odio infundado hacía mi persona. A los 12 años me expulsaron del colegio por no asistir, pasaba todas las tardes con dos amigos buscando la manera de conseguir dinero y pasarlo bien. Al principio nos dedicábamos a robar cajas de frutas de los camiones que paraban en la gasolinera del pueblo para poder venderlo más tarde de casa en casa y luego nos tirábamos hasta las tantas de la noche jugando al baloncesto. Un día vimos unas tenis marca air jordan y empezamos a adentrarnos en el mundo capital. Robar fruta y vender-la dejó de ser un hobbie que nos daba cuatro duros, teníamos que conseguir dinero como fuera para comprar-nos las jordan. Así que la avaricia rompió el saco, robábamos todo lo que podíamos hasta que un hombre nos vio robándole el reloj, con la mala suerte de que ese hombre era un tipo peligroso. Gracias a nuestra temprana edad (teníamos 12 años), el hombre no nos hizo nada, pero sí que nos cogió y nos preguntó él porqué de andar robando a la gente. Al saber que era para comprar unas jordan, el señor empezó a reír descaradamente hasta que paró y dijo: “venid conmigo y os compraré unas jordan a cada uno”. Nosotros, inconscientes de lo que estábamos a punto de hacer, y cegados por nuestro deseo de tener unas jordan, seguimos al hombre hasta la tienda donde nos compraría unas jordan. Pero eso no iba a salirnos gratis, el hombre nos dijo que tenía un equipo de baloncesto callejero y que encajábamos perfectamente con lo que él buscaba, pero para ello teníamos que ir con él a Los Santos. Todo sonaba bien, parecía un regalo caído del cielo. Nosotros, hartos del racismo de Sandy, aceptamos la oferta y fuimos a jugar al baloncesto. Estuvimos viviendo 3 años en una habitación enana con goteras, pero al menos no teníamos que robar y podíamos jugar al baloncesto sin tener que pensar en nada más. A los 15 años, nuestro jefe nos metió en un equipo con gente más mayor que hacían liguillas clandestinas, pero había algo extraño, nuestro jefe, algunos partidos nos decía que nos teníamos que dejar ganar. Él decía que era para quedar bien con sus amigos, que jugaban en el otro equipo, pero algo nos pintaba mal.. Con 17 años, nos dimos cuenta de que el jefe amañaba los partidos para forrarse con las apuestas. A mí me daba igual, yo estaba ganando dinero por jugar al baloncesto, pero mis compañeros eran más avariciosos y decidieron apostar en los partidos amañados usando terceras personas. Fue un grave error. La gente que apostaba se dio cuenta de que los mismos jugadores apostaban y eso destapó la trama del jefe, jodiendole así el negocio. Nunca más supe de mis amigos y yo perdí mi hobbie y mis ingresos. Cuando me veía en la calle sin un duro, mi jefe me recompensó por no haberle fallado igual que mis amigos, y me ofreció otro trabajo. Tenía que ir a cobrar las deudas de los morosos. No era algo que me gustara mucho pero era la única manera de poder seguir en los Santos y no tener que volver a Sandy. Para el trabajo el jefe me dio una pistola de fogueo para intimidar, y yo sabía cómo hacerlo bien. Estuve trabajando de eso hasta los 20 años, cuando un día saqué la pistola de fogueo con quien no debía, y me sacaron una pistola de verdad. Yo reaccioné a tiempo y tiré el arma al suelo, estaba muerto de miedo. El hombre que me apuntaba me dio un mensaje para mi jefe, “quien mucho abarca poco aprieta”. Yo le daba vueltas al mensaje, mi jefe últimamente tenía mucho más dinero y yo lo notaba en su ropa y sus coches, seguramente se había metido en la zona de otro mafioso para quitarle el negocio. Yo le di el mensaje a mi jefe, y mi jefe me dio una pistola de verdad y me dijo que la próxima vez que me pasara algo parecido, le pegase un tiro. Yo en ese momento no me lo podía creer, había firmado un pacto con el diablo, si le decía que no a mi jefe, quien sabe lo que me podía pasar, y si hacia su trabajo me convertiría en un sicario de tres al cuarto. Por suerte, mi jefe no duró ni 2 telediarios más, a la semana le mataron y yo quedé libre de esa jaula, con una pistola, con experiencia intimidando a gente y sin ingresos. Aproveché lo que aprendí con mi jefe para buscarme el pan por mi cuenta, robaba a los más desgraciados y también me desahogaba jugando al baloncesto, donde conocí a un par de negros con los que ahora me llevo muy bien. Estoy ahorrando dinero para invertirlo en algo, pero todavía no sé en qué ni en quien puedo confiar. Aspiraciones: - Saber qué pasó con los amigos de mi infancia - Fichar por un equipo top de baloncesto y dejar de “trabajar” - Conseguir tanto dinero cómo pueda y traer a mi madre de Sandy Miedos: - A ser muy avaricioso y acabar cómo mi jefe - Lesionarme “trabajando” y no poder jugar al baloncesto - A que me saquen una pistola otra vez y no tenga huevos a dispararle primero Principios: - No abarcar más de lo que puedo. - No aceptar cualquier negocio con el primero que pase. - No dejarme intimidar por los blancos de Sandy. Otras cosas a añadir: - Me gustan las días de lluvia. - Me encanta la playa.
×
×
  • Crear nuevo...