Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Actualización del sistema de Invitaciones ×
Proyectos de Rol - ¿Tienes buenas ideas? ¡Te estamos buscando! ×
🎉 WIPE 28/05 🎉 ×
ENTREVISTAS SUSPENDIDAS HASTA EL LUNES 30/05/2022 ×

TwitchJavitoHD

Miembro con invitación
  • Contenido

    20
  • Ingreso

  • Última visita

5 Seguidores

Información personal

  • Nombre del personaje
    Jany Montana

Visitantes recientes al perfil

668 visitas al perfil
  1. no puede faltar alguien como George en el server, además tiene una voz épica
  2. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame (Ej: Javier Pérez): Derek Villar Edad y fecha de nacimiento (REAL): 26-04-1983 Experiencia previa en roleplay: Estuve un tiempo en ARMA 3, POP Life, algo de rol en el WOW y el último server de GTA, Los Santos Life Cualquier cosa que quieras añadir (opcional): Gran amante de los videojuegos y gracias a mi edad, no solo he roleado en ellos, también he roleado en juegos de rol de mesa, no lo he puesto en experiancia de rol, porque lo veo un rol distinto, me gusta más. Por lo demás una persona bastante amable y cordial y un padre entregado a su hijo de 1 añito Y ahora os dejo con la historia de mi personaje: Mi nombre es Derek Villar Toda mi historia empieza en un pueblecito cercano a Barcelona, llamado Sabadell. Era el único pueblo con hospital, ya que en el mío, solo había y hay ambulatorio. Mis padres, 2 jóvenes vecinos que se enamoraron a primera vista, uno vivía en el tercero, la otra, mi madre, en el primero. Hacían peripecias para verse, eran jóvenes, apenas tenían diez años y ya sabían que serían pareja. Con el pasar de los años, mi padre, Antonio, empezaba a darse a conocer en todo el pueblo y alrededores, lo llamban "el fitipaldi", el fiti para los colegas. Mote ganado por sus carreras ilegales con los coches, motos... Esa rebeldía era muy atractiva para mi madre. Salía con el guapo, duro y temido Antonio, el fiti. Claro está que a mis abuelos, los padres de mi madre Carmen, no aprobaban ni por asomo que ni tan siquiera que se vieran. Al final todo ocurrió como ellos querían, se querían y mi madre no hizo por hacer caso a sus padres, a su família en si. Se casaron, mi madre con 17 y mi padre con 19. Casi un año despues de la boda, mi madre se queda embarazada de mi, cuando apenas estaba de siete meses, mi padre dio la primera razón a mi madre, de todo lo que le decía mi abuela, no era buena gente. Le dio tal paliza que casi pierde a su retoño, yo en este caso, por suerte se recuperó y no sufrí daños, pero, le quería, así que le perdonó. Abril de 1990, 3,900kg y 53 cm, había llegado mi momento, Derek estaba en el mundo. Todo era bonito, mi madre era feliz, tenía un hijo guapísimo y un marido, que a pesar de lo ocurrido unos meses atrás, lo quería con locura, pero no tanto como a su hijo. A pesar de mi nacimiento y que desde fuera todo era bonito, mi família seguí sin aceptar a mi padrey, a mi, por ser su hijo... no era muy bien visto tampoco y apenas tenía unos días de vida. Desde que tengo uso de razón y por lo que me contaron siempre mis padres, siempre tuve que ser moderado con todo lo que hacía con mis abuelos maternos, nunca aceptaron el matrimonio y nunca me aceptaron a mi, esto se vio aumentado, casi tres años despues con el nacimiento de mi hermana. Yo me parecía físicamente a mi padre, siempre fui la oveja negra, por el contrario mi hermana Rocío, se parecía a mi madre, así que siempre tuve que ver como mi hermana era tratada como una reina y yo era el repudiado. Hasta tal punto de que mi abuela cuando se quedaba de niñera, porque mis padres trabajaban, solo se quedaba con ella, yo me quedaba solo en casa apesar de ser vecinos. Pero ésta es mi historia y quiero contaros mi vida desde que ya empiezo a darme cuenta de todo. Apesar de todo lo que veía o me decían, mi/nuestra vida, era muy buena. Un padre atento una madre trabajadora y una hermana, a la que me gustaba hacer rabiar, pero la quería, mucho. Poco antes de hacer la comunión mis padres decidieron mudarse a otra ciudad, nunca la habíamos visitado, pero siguiendo las locas idas de cabeza de mi padre deciden que nos vamos a Zaragoza. No es fácil cambiar de ciudad, eres nuevo, tienes que hacer amigos nuevosy adaptarte a todo desde cero. Mi vida en el colegio está llena de anécdotas, en muchos casos buenas pero también malas. Mayormente recuerdo varias experiencias vivídas en el colegio recién llegado. De primeras fui rechazado por los compañeros de clase, algo que me causó una profunda inseguridad. Pero esta situación cambiaría radicalemente en pocos meses. Con el pasar del tiempo y el rechazo general, tanto de chicos y chicas de mi clase, mis padres deciden apuntarme a extraescolares, empiezo a entrenar en el equipo del colegio, en fútbol sala. Increiblemente se me daba de lujo, jugaba de pivot y marcaba muchos goles. Dicha habilidad me hizo empezar a ganar amigos y empezar a gustarle a las chicas. Pero lo que empieza a irme bien en el colegio, empieza a torcerse en casa. No tardo en ver la situación entre mis padres y a pesar de mi, o mejor dicho nuestra juventud, mi hermana y yo vemos la situación familiar. Varias experiencias traumáticas se suceden con el paso del tiempo, ya empezamos a ver como mi padre empieza a pegar a mi madre, mi madre como quiere huir de mi padre, pero en los tiempos que corren, está mal visto el divorcio. Pero a pesar de todo seguimos teniendo experiencias muy buenas y reconfortantes, cuando mi madre, siempre por intentar alejarnos de ese ambiente y experiencias negativas, nos lleva al parque, piscina en época de verano y cuando podía permitírselo, al parque de atracciones. Pero al final sabes y empiezas a ver que todo eso no es bueno para dos niños tan jóvenes. Mi infancia a pesar de todo no la recuerdo tan mala, también decir que mi madre siempre se esforzó en ocultarnos todo lo que podía, ahora con el paso del tiempo y la edad que tenemos, nos cuenta cosas, pero creo que todavía no sabemos ni la mitad La experiencia más dura que tuvimos, fue enterarnos de lo que mi padre le hacía a mi madre, todo lo que le obligó a hacer, pero mi madre siempre justificó que lo hacía por nosotros. Por eso el odio hacia mi padre ha ido en aumento, pero puedo decir con total seguridad, que no solo yo, mi hermana lo odia más que yo, si cabe. Seguímos siendo jóvnes pero todas estas experiencias nos hacen crecer más rápido de lo normal y al final mi madre, abre los ojos. Con 11 años mi madre se da cuenta de quien es en realidad mi padre y decide separarse. Después de que mi padre, en un intento fallido de suicidio, nos quemara la casa, mientras nosotros estábamos pasando la navidad con la família de mi madre. Desde ahí empecé a darme cuenta que es lo que quería hacer en mi vida, quería defender a toda persona indefensa o vulnerable, no me gustaba ver las injustícias. La vida con mi madre y mi hermana siempre fue maravillosa. Mi madre se desvivía por sacarnos adelante y mi hermana y yo nos dábamos cuenta de eso y nos esmerábamos en nuestros estudios. La separación no es para ninguno de los dos una buena experiencia, pero con el tiempo todo empieza a asentarse, mi madre se rehace, mi hermana y yo somos más felices al ver a mi madre feliz. Éramos unos críos apenas 13 y 11 años respectivamente, pero empezábamos a darnos cuenta de que mi padre no hacía falta en nuestras vidas, demasiadas malas experiencias, sobretodo mi madre y nosotros cuando empezamos a ver la situación. Con 16 años ya soy más consciente de que vida he tenido, no nos va nada mal, tenemos casa, comida y una vida tranquila. Empiezo a interesarme en ingresar en la policía. Con 17 acabo el bachillerato y nada más cumplir los 18, una amiga me dice que necesitan camarero para una discoteca los findes de semana. Acepto el trabajo, puedo compaginarlo, a duras penas, con la carrera de químicas que decido empezar, estudiar, currar para sacarme pasta, hacer deporte para mantenerme y poder aprobar las oposiciones y ayudar a mi madre en casa, la verdad que esos años fueron duros. Apenas cumplidos los 19, ya he visto demasiados tejemanejes en la discoteca, drogas, peleas, gente muy, MUY jóven drogándose, metiéndose en problemas, debiendo dinero, robando a familiares y amigos para pagarse la fiesta. Llevando apenas un par de años, una chica de la discoteca, compañera de barra, mucho roce, muchos chupitos y alguna miradita, la verdad que la chavala parecía que merece la pena, pero nada más lejos. Le gusta mucho el mundo de la noche y el mundo de las drogas, pasamos unos meses divertidos, pero no podía tener nada serio con alguien así. Al final tras varios episodios de celos y eso que no eramos nada, decido acabar con la noche y además dejar de ver a cierta gente, que aunque yo hubiera sido fuerte, siempre incitaban al consumo. Pero siempre me mantuve firme. En mi 21 cumpleaños, mi padre decidió, llamarme, no se como consiguió mi teléfono, tampoc quise saberlo. Pero pretendía felicitarme y saber de mi. Mi respuesta fue tajante, tantos años sin querer saber y ahora quieres felicitarme? lo siento pero puedes seguir como todos estos años. A partir de esta edad, mi vida se vuelve monótona, estoy estudiando la carrera, no me quedan muchas y a pesar de haber dejado el curro, encuentro un trabajo más llevadero, camarero en un restaurante, no me gustaba demasiado, pero me sacaba mis pelas. Me centro en el trabajo, seguir con la carrera y prepararme la oposición. Teniendo casi 23 años me da un bajón, me siento presionado, demasiada responsabilidad y mucho quebradero de cabeza, pero sabía que estaba al final, que podía conseguirlo. Apruebo la carrera, casi 24 años, pero ya está, al final del túnel las prubas físicas y los psicotécnicos, ya casi estoy. Apruebo las posiciones para policía y con 24 años, sueño cumplido. Jamás olvidaré la cara de orgullo de mi madre y mi hermana cuando se lo dije. Mi madre guarla todavía la orla orgullosísima. También cumplí otro de mis sueños, NO parecerme a mi padre en nada, el era un fuera de ley y yo iba a hacer cumplirla. En la fiesta de fin de carrera con mis compañeros, conocí a Nerea, ya la había visto en clase o incluso entrenando, pero ya me dí cuenta de que era esa chica especial, no era el típico encoñamiento juevenil. Tardamos poco en empezar a quedar y darnos cuenta de que ibamos a estar juntos, esto no era un amor adolescente. Todo iba sobre ruedas, tenía el trabajo soñado, una família orgullosa de mi, una chavala que era maravillosa y compartía sus gustos conmigo, tanto en lo personal como en lo laboral. Laboralmente nuestro trabajo se separó, yo entré en estupefacientes, mientras que ella se decantó por homicidios y violencia machista. El trabajo en estupefacientes es duro, pero recompensa. Empiezas desde abajo, casi como que te dan un quimicefa,tengo la carrera de químicas, no soy un novato, así me sentía. Pero con el paso del tiempo y mi buen hacer, siempre estuve bien visto y ascendí con relativa facilidad. Empezaba a ser alguien en mi trabajo las cosas me iban bien y mi matrimonio iba increíblemente mejor. Fruto de esa magnífica relación, nace mi primer y único hijo, Javier. Mi mujer subinspectora de la policía y yo consigo ascender a inspector, apesar de nuestra diferencia de rango, nunca hubo problemas. Teníamos tiempo para todo, durante el día nos dedicábamos a nuestras tareas policiales y además manteníamos una família feliz y unida, o eso pensaba yo. Mi trabajo realmente me ocupaba mucho más tiempo del que le gustaría a mi família. Me pierdo funciones de mi hijo, partidos de fútbol, reuniones en el colegio y toda esa carga para una persona es demasiado. Yo ciego con lo idílica que es mi vida, hasta que mi mujer me da el divorcio para que lo firme. El divorcio es un trauma para mi, veo menos a mi hijo, pierdo a la mujer de mi vida y en mi trabajo empiezo a no ser el que era. Acabo descendiendo de rango, gracias a mis logros no acabo expulsado, pero decido acabar con el trabajo de mis sueños, era lo mejor. Mi exmujer se muda lejos, muy lejos, una ciudad llamada Los Santos, así que decido empezar una nueva vida en esta ciudad, para estar cerca de mi hijo, poder llevar una vida normal y volver a reconstruir mi cabeza tras tremendo mazazo. Miedos: Despues de lo vivído y haber conseguido no parecerme a mi PADRE, éste duro golpe podría hacer que si me pareciera, a no ver a mi hijo y no volver a levantarme como otras veces he hecho. Pero realmente mi mayor miedo es no encontrar de nuevo a esa persona especial, esa persona que me comprenda y acepte tanto mi trabajo como a mi hijo y por supuesto, el mayor miedo es perder a mi hijo. Aspiraciones: Mis aspiraciones son muy claras, olvidar ese padre maltratador y poder verlo entre rejas que es lo que se merece, enorgullecer a su madre y a su hermana SIEMPRE y además pretendo volver a estar en la cima de mi vida, de lo que he construido y volver a ser alguien y que muchos vuelvan a estar debajo mío. Personalidad: Engañosamente extrovertido, siempre pensarás que me conoces pero no tendrás ni idea de quien soy o soy capaz de hacer, capaz de sorprender, para bien o para mal. Derek villar
  3. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame (Ej: Javier Pérez): Derek Villar Edad y fecha de nacimiento (REAL): 26-04-1983 Experiencia previa en roleplay: Estuve un tiempo en ARMA 3, POP Life, algo de rol en el WOW y el último server de GTA, Los Santos Life Cualquier cosa que quieras añadir (opcional): Gran amante de los videojuegos y gracias a mi edad, no solo he roleado en ellos, también he roleado en juegos de rol de mesa, nolo he puesto en experiancia de rol, porque lo veo un rol distinto, me gusta más. Por lo demás una persona bastante amable y cordial y un padre entregado a su hijo de 1 añito ? Y ahora os dejo con la historia de mi personaje. Historia completa de tu personaje ( cómo lo interpretarás, procedencia, qué pretende ser, aspiraciones, miedos etc...): Mi nombre es Derek Villar Toda mi historia empieza en un pueblecito cercano a Barcelona, llamado Sabadell. Era el único pueblo con hospital, ya que en el mío, solo había y hay ambulatorio. Mis padres, 2 jóvenes vecinos que se enamoraron a primera vista, uno vivía en el tercero, la otra, mi madre, en el primero. Hacían peripecias para verse, eran jóvenes, apenas tenían diez años y ya sabían que serían pareja. Con el pasar de los años, mi padre, Antonio, empezaba a darse a conocer en todo el pueblo y alrededores, lo llamban "el fitipaldi", el fiti para los colegas. Mote ganado por sus carreras ilegales con los coches, motos... Esa rebeldía era muy atractiva para mi madre. Salía con el guapo, duro y temido Antonio, el fiti. Claro está que a mis abuelos, los padres de mi madre Carmen, no aprobaban ni por asomo que ni tan siquiera que se vieran. Al final todo ocurrió como ellos querían, se querían y mi madre no hizo por hacer caso a sus padres, a su família en si. Se casaron, mi madre con 17 y mi padre con 19. Casi un año despues de la boda, mi madre se queda embarazada de mi, cuando apenas estaba de siete meses, mi padre dio la primera razón a mi madre, de todo lo que le decía mi abuela, no era buena gente. Le dio tal paliza que casi pierde a su retoño, yo en este caso, por suerte se recuperó y no sufrí daños, pero, le quería, así que le perdonó. Abril de 1990, 3,900kg y 53 cm, había llegado mi momento, Derek estaba en el mundo. Todo era bonito, mi madre era feliz, tenía un hijo guapísimo y un marido, que a pesar de lo ocurrido unos meses atrás, lo quería con locura, pero no tanto como a su hijo. A pesar de mi nacimiento y que desde fuera todo era bonito, mi família seguí sin aceptar a mi padrey, a mi, por ser su hijo... no era muy bien visto tampoco y apenas tenía unos días de vida. Desde que tengo uso de razón y por lo que me contaron siempre mis padres, siempre tuve que ser moderado con todo lo que hacía con mis abuelos maternos, nunca aceptaron el matrimonio y nunca me aceptaron a mi, esto se vio aumentado, casi tres años despues con el nacimiento de mi hermana. Yo me parecía físicamente a mi padre, siempre fui la oveja negra, por el contrario mi hermana Rocío, se parecía a mi madre, así que siempre tuve que ver como mi hermana era tratada como una reina y yo era el repudiado. Hasta tal punto de que mi abuela cuando se quedaba de niñera, porque mis padres trabajaban, solo se quedaba con ella, yo me quedaba solo en casa apesar de ser vecinos. Pero ésta es mi historia y quiero contaros mi vida desde que ya empiezo a darme cuenta de todo. Apesar de todo lo que veía o me decían, mi/nuestra vida, era muy buena. Un padre atento una madre trabajadora y una hermana, a la que me gustaba hacer rabiar, pero la quería, mucho. Poco antes de hacer la comunión mis padres decidieron mudarse a otra ciudad, nunca la habíamos visitado, pero siguiendo las locas idas de cabeza de mi padre deciden que nos vamos a Zaragoza. No es fácil cambiar de ciudad, eres nuevo, tienes que hacer amigos nuevosy adaptarte a todo desde cero. Mi vida en el colegio está llena de anécdotas, en muchos casos buenas pero también malas. Mayormente recuerdo varias experiencias vivídas en el colegio recién llegado. De primeras fui rechazado por los compañeros de clase, algo que me causó una profunda inseguridad. Pero esta situación cambiaría radicalemente en pocos meses. Con el pasar del tiempo y el rechazo general, tanto de chicos y chicas de mi clase, mis padres deciden apuntarme a extraescolares, empiezo a entrenar en el equipo del colegio, en fútbol sala. Increiblemente se me daba de lujo, jugaba de pivot y marcaba muchos goles. Dicha habilidad me hizo empezar a ganar amigos y empezar a gustarle a las chicas. Pero lo que empieza a irme bien en el colegio, empieza a torcerse en casa. No tardo en ver la situación entre mis padres y a pesar de mi, o mejor dicho nuestra juventud, mi hermana y yo vemos la situación familiar. Varias experiencias traumáticas se suceden con el paso del tiempo, ya empezamos a ver como mi padre empieza a pegar a mi madre, mi madre como quiere huir de mi padre, pero en los tiempos que corren, está mal visto el divorcio. Pero a pesar de todo seguimos teniendo experiencias muy buenas y reconfortantes, cuando mi madre, siempre por intentar alejarnos de ese ambiente y experiencias negativas, nos lleva al parque, piscina en época de verano y cuando podía permitírselo, al parque de atracciones. Pero al final sabes y empiezas a ver que todo eso no es bueno para dos niños tan jóvenes. Mi infancia a pesar de todo no la recuerdo tan mala, también decir que mi madre siempre se esforzó en ocultarnos todo lo que podía, ahora con el paso del tiempo y la edad que tenemos, nos cuenta cosas, pero creo que todavía no sabemos ni la mitad La experiencia más dura que tuvimos, fue enterarnos de lo que mi padre le hacía a mi madre, todo lo que le obligó a hacer, pero mi madre siempre justificó que lo hacía por nosotros. Por eso el odio hacia mi padre ha ido en aumento, pero puedo decir con total seguridad, que no solo yo, mi hermana lo odia más que yo, si cabe. Seguímos siendo jóvnes pero todas estas experiencias nos hacen crecer más rápido de lo normal y al final mi madre, abre los ojos. Con 11 años mi madre se da cuenta de quien es en realidad mi padre y decide separarse. Después de que mi padre, en un intento fallido de suicidio, nos quemara la casa, mientras nosotros estábamos pasando la navidad con la família de mi madre. Desde ahí empecé a darme cuenta que es lo que quería hacer en mi vida, quería defender a toda persona indefensa o vulnerable, no me gustaba ver las injustícias. La vida con mi madre y mi hermana siempre fue maravillosa. Mi madre se desvivía por sacarnos adelante y mi hermana y yo nos dábamos cuenta de eso y nos esmerábamos en nuestros estudios. La separación no es para ninguno de los dos una buena experiencia, pero con el tiempo todo empieza a asentarse, mi madre se rehace, mi hermana y yo somos más felices al ver a mi madre feliz. Éramos unos críos apenas 13 y 11 años respectivamente, pero empezábamos a darnos cuenta de que mi padre no hacía falta en nuestras vidas, demasiadas malas experiencias, sobretodo mi madre y nosotros cuando empezamos a ver la situación. Con 16 años ya soy más consciente de que vida he tenido, no nos va nada mal, tenemos casa, comida y una vida tranquila. Empiezo a interesarme en ingresar en la policía. Empiezo la carrera de químicas además de hacer deporte para estar preparado físicamente, algo de boxeo y judo, había que mantenerse en forma, cultivar cuerpo y mente. Me preparo las oposiciones para policía y con 24 años, sueño cumplido. jamás olvidaré la cara de orgullo de mi madre y mi hermana cuando se lo dije. Mi madre guarla todavía la orla orgullosísima. También cumplí otro de mis sueños, NO parecerme a mi padre en nada, el era un fuera de ley y yo iba a hacer cumplirla. En la fiesta de fin de carrera con mis compañeros, conocí a Nerea, ya la había visto en clase o incluso entrenando, pero ya me dí cuenta de que era esa chica especial, no era el típico encoñamiento juevenil. Tardamos poco en empezar a quedar y darnos cuenta de que ibamos a estar juntos, esto no era un amor adolescente. Todo iba sobre ruedas, tenía el trabajo soñado, una família orgullosa de mi, una chavala que era maravillosa y compartía sus gustos conmigo, tanto en lo personal como en lo laboral. Laboralmente nuestro trabajo se separó, yo entré en estupefacientes, mientras que ella se decantó por homicidios y violencia machista. El trabajo en estupefacientes es duro, pero recompensa. Empiezas desde abajo, casi como que te dan un quimicefa,tengo la carrera de químicas, no soy un novato, así me sentía. Pero con el paso del tiempo y mi buen hacer, siempre estuve bien visto y ascendí con relativa facilidad. Empezaba a ser alguien en mi trabajo las cosas me iban bien y mi matrimonio iba increíblemente mejor. Fruto de esa magnífica relación, nace mi primer y único hijo, Javier. Mi mujer subinspectora de la policía y yo consigo ascender a inspector, apesar de nuestra diferencia de rango, nunca hubo problemas. Teníamos tiempo para todo, durante el día nos dedicábamos a nuestras tareas policiales y además manteníamos una família feliz y unida, o eso pensaba yo. Mi trabajo realmente me ocupaba mucho más tiempo del que le gustaría a mi família. Me pierdo funciones de mi hijo, partidos de fútbol, reuniones en el colegio y toda esa carga para una persona es demasiado. Yo ciego con lo idílica que es mi vida, hasta que mi mujer me da el divorcio para que lo firme. El divorcio es un trauma para mi, veo menos a mi hijo, pierdo a la mujer de mi vida y en mi trabajo empiezo a no ser el que era. Acabo descendiendo de rango, gracias a mis logros no acabo explusado, pero decido acabar con el trabajo de mis sueños, era lo mejor. Mi exmujer se muda lejos, muy lejos, una ciudad llamada Los Santos, así que decido empezar una nueva vida en esta ciudad, para estar cerca de mi hijo, poder llevar una vida normal y volver a reconstruir mi cabeza tras tremendo mazazo. Miedos: Despues de lo vivído y haber conseguido no parecerme a mi PADRE, éste duro golpe podría hacer que si me pareciera, a no ver a mi hijo y no volver a levantarme como otras veces he hecho. Aspiraciones: Mis aspiraciones son bastante altas, pretendo volver a estar en la cima de mi vida, de lo que he construido y volver a ser alguien y que muchos vuelvan a estar debajo mío. Personalidad: Engañosamente extrovertido, siempre pensarás que me conoces pero no tendrás ni idea de quien soy o soy capaz de hacer, capaz de sorprender, para bien o para mal. Derek villar
  4. Disculpad, me he dejado estos datos en el anterior mensaje y no me deja editarlo, os los pongo a continuación Nombre y Apellido que vayas a usar ingame (Ej: Javier Pérez): Derek Villar Edad y fecha de nacimiento (REAL): 26-04-1983 Experiencia previa en roleplay: Estuve un tiempo en ARMA 3, POP Life, algo de rol en el WOW y el último server de GTA, Los Santos Life
  5. Mi nombre es Derek Villar Toda mi historia empieza en un pueblecito cercano a Barcelona, llamado Sabadell. Era el único pueblo con hospital, ya que en el mío, solo había y hay ambulatorio. Mis padres, 2 jóvenes vecinos que se enamoraron a primera vista, uno vivía en el tercero, la otra, mi madre, en el primero. Hacían peripecias para verse, eran jóvenes, apenas tenían diez años y ya sabían que serían pareja. Con el pasar de los años, mi padre, Antonio, empezaba a darse a conocer en todo el pueblo y alrededores, lo llamban "el fitipaldi", el fiti para los colegas. Mote ganado por sus carreras ilegales con los coches, motos... Esa rebeldía era muy atractiva para mi madre. Salía con el guapo, duro y temido Antonio, el fiti. Claro está que a mis abuelos, los padres de mi madre Carmen, no aprobaban ni por asomo que ni tan siquiera que se vieran. Al final todo ocurrió como ellos querían, se querían y mi madre no hizo por hacer caso a sus padres, a su família en si. Se casaron, mi madre con 17 y mi padre con 19. Casi un año despues de la boda, mi madre se queda embarazada de mi, cuando apenas estaba de siete meses, mi padre dio la primera razón a mi madre, de todo lo que le decía mi abuela, no era buena gente. Le dio tal paliza que casi pierde a su retoño, yo en este caso, por suerte se recuperó y no sufrí daños, pero, le quería, así que le perdonó. Abril de 1990, 3,900kg y 53 cm, había llegado mi momento, Derek estaba en el mundo. Todo era bonito, mi madre era feliz, tenía un hijo guapísimo y un marido, que a pesar de lo ocurrido unos meses atrás, lo quería con locura, pero no tanto como a su hijo. A pesar de mi nacimiento y que desde fuera todo era bonito, mi família seguí sin aceptar a mi padrey, a mi, por ser su hijo... no era muy bien visto tampoco y apenas tenía unos días de vida. Desde que tengo uso de razón y por lo que me contaron siempre mis padres, siempre tuve que ser moderado con todo lo que hacía con mis abuelos maternos, nunca aceptaron el matrimonio y nunca me aceptaron a mi, esto se vio aumentado, casi tres años despues con el nacimiento de mi hermana. Yo me parecía físicamente a mi padre, siempre fui la oveja negra, por el contrario mi hermana Rocío, se parecía a mi madre, así que siempre tuve que ver como mi hermana era tratada como una reina y yo era el repudiado. Hasta tal punto de que mi abuela cuando se quedaba de niñera, porque mis padres trabajaban, solo se quedaba con ella, yo me quedaba solo en casa apesar de ser vecinos. Pero ésta es mi historia y quiero contaros mi vida desde que ya empiezo a darme cuenta de todo. Apesar de todo lo que veía o me decían, mi/nuestra vida, era muy buena. Un padre atento una madre trabajadora y una hermana, a la que me gustaba hacer rabiar, pero la quería, mucho. Poco antes de hacer la comunión mis padres decidieron mudarse a otra ciudad, nunca la habíamos visitado, pero siguiendo las locas idas de cabeza de mi padre deciden que nos vamos a Zaragoza. Aquí ya empiezo a darme cuenta de lo que pasa, con 11 años mi madre se da cuenta de quien es en realidad mi padre y decide separarse. Después de que mi padre, en un intento fallido de suicidio, nos quemara la casa, mientras nosotros estábamos pasando la navidad con la família de mi madre. Desde ahí empecé a darme cuenta que es lo que quería hacer en mi vida, quería defender a toda persona indefensa o vulnerable, no me gustaba ver las injustícias. La vida con mi madre y mi hermana siempre fue maravillosa. Mi madre se desvivía por sacarnos adelante y mi hermana y yo nos dábamos cuenta de eso y nos esmerábamos en nuestros estudios. Con 16 años ya soy más consciente de que vida he tenido, no nos va nada mal, tenemos casa, comida y una vida tranquila. Empiezo a interesarme en ingresar en la policía. Empiezo la carrera de químicas además de hacer deporte para estar preparado físicamente, algo de boxeo y judo, había que mantenerse en forma, cultivar cuerpo y mente. Me preparo las oposiciones para policía y con 24 años, sueño cumplido. jamás olvidaré la cara de orgullo de mi madre y mi hermana cuando se lo dije. Mi madre guarla todavía la orla orgullosísima. También cumplí otro de mis sueños, NO parecerme a mi padre en nada, el era un fuera de ley y yo iba a hacer cumplirla. En la fiesta de fin de carrera con mis compañeros, conocí a Nerea, ya la había visto en clase o incluso entrenando, pero ya me dí cuenta de que era esa chica especial, no era el típico encoñamiento juevenil. Tardamos poco en empezar a quedar y darnos cuenta de que ibamos a estar juntos, esto no era un amor adolescente. Todo iba sobre ruedas, tenía el trabajo soñado, una família orgullosa de mi, una chavala que era maravillosa y compartía sus gustos conmigo, tanto en lo personal como en lo laboral. Laboralmente nuestro trabajo se separó, yo entré en estupefacientes, mientras que ella se decantó por homicidios y violencia machista. El trabajo en estupefacientes es duro, pero recompensa. Empiezas desde abajo, casi como que te dan un quimicefa,tengo la carrera de químicas, no soy un novato, así me sentía. Pero con el paso del tiempo y mi buen hacer, siempre estuve bien visto y ascendí con relativa facilidad. Empezaba a ser alguien en mi trabajo las cosas me iban bien y mi matrimonio iba increíblemente mejor. Fruto de esa magnífica relación, nace mi primer y único hijo, Javier. Mi mujer subinspectora de la policía y yo consigo ascender a inspector, apesar de nuestra diferencia de rango, nunca hubo problemas. Teníamos tiempo para todo, durante el día nos dedicábamos a nuestras tareas policiales y además manteníamos una família feliz y unida, o eso pensaba yo. Mi trabajo realmente me ocupaba mucho más tiempo del que le gustaría a mi família. Me pierdo funciones de mi hijo, partidos de fútbol, reuniones en el colegio y toda esa carga para una persona es demasiado. Yo ciego con lo idílica que es mi vida, hasta que mi mujer me da el divorcio para que lo firme. El divorcio es un trauma para mi, veo menos a mi hijo, pierdo a la mujer de mi vida y en mi trabajo empiezo a no ser el que era. Acabo descendiendo de rango, gracias a mis logros no acabo explusado, pero decido acabar con el trabajo de mis sueños, era lo mejor. Mi exmujer se muda lejos, muy lejos, una ciudad llamada Los Santos, así que decido empezar una nueva vida en esta ciudad, para estar cerca de mi hijo, poder llevar una vida normal y volver a reconstruir mi cabeza tras tremendo mazazo. Miedos: Despues de lo vivído y haber conseguido no parecerme a mi madre, éste duro golpe podría hacer que si me pareciera, a no ver a mi hijo y no volver a levantarme como otras veces he hehco. Aspiraciones: Mis aspiraciones son bastante altas, pretendo volver a estar en la cima de mi vida, de lo que he construido y volver a ser alguien y que muchos vuelvan a estar debajo mío. Personalidad: Engañosamente extrovertido, siempre pensarás que me conoces pero no tendrás ni idea de quien soy o soy capaz de hacer, capaz de sorprender, para bien o para mal. Derek villar
  6. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame: Jony Montana Edad y fecha de nacimiento (REAL): 26/04/1983 Experiencia previa en roleplay: Casi 2 años en Arma 3 y el último de GTA RP que estuve, Los Santos Life RP Historia completa de tu personaje (cómo lo interpretarás, procedencia, qué pretende ser, aspiraciones, miedos etc...): Soy Jony Montana. Toda mi historia empieza en una pequeña ciudad conocida como la ciudad del viento, Zaragoza. Llego a esta ciudad por una decisión paterna cuando yo era muy pequeño. He pasado toda mi vida en dicha ciudad, me ha enseñado mucho, me ha dejado huella. Gracias a ello conseguí la mejor calificación para entrar en la policía. Todo al principio es maravilloso, tengo el trabajo siempre soñado, empiezo desde abajo, cadete, carteristas, tirones de bolso, tráfico, joder! como odiaba ponerme de semáforo con el silbatíto, pero era mi trabajo. El buen trabajo tiene sus recompensas, me ascienden, consigo un puesto mejor. Subinspector. Se acabó el ir detrás de niñatos roba carteras, ya tenía casos más importantes, bandas, narcotráfico, operaciones encubiertas, ésto era lo que quería, los malos ya sabían quien era, lo peor es que los míos ya empezaban a no conocerme. Éste trabajo es lo que tiene, su parte gris, siempre he pensado que no todo es blanco o negro. No llegar a casa a tiempo, no poder llegar a citas importantes para los míos, cenas con mi mujer, los partidos de mi hijo, en definitiva, poner mi trabajo antes que mi família y eso me salió caro. Ahora el miedo que más me ha podido siempre, se ha hecho realidad, muy a mi pesar. Estoy solo, un divorcio duro un hijo que veía cada quince días. Todo eso me llevó a la más absoluta depresión, lo cual afectó a mi trabajo, no fui cesado ni suspendido, gracias a mis logros y condecoraciones, si que se me puso una pequeña sanción, si no es por mis logros, no se hubieran portado así conmigo. Así que fui "recomendado" a recuperarme y volver con fuerzas puesto que todo esto me llevo al alcohol. En lugar de volver, puesto que ya estoy totalmente recuperado, he decidido pedirme una excedencia y venir a Los Santos a empezar de cero. ¿Por qué Los Santos?, porque sinceramente, mi ex-mujer y mi hijo se han mudado cerca y no pienso vivir lejos de mi hijo. La custodia ya no es cada quince días y es más ameno así, he de decir que mi ex-mujer me ayudó mucho pese a estar divorciados. Y ésta es mi historia a grandes rasgos, ex-poli, ex-alcohólico con ganas de encontrar su sitio en ésta nueva ciudad. Jony Montana Cualquier cosa que quieras añadir (Opcional): Llevo tiempo queriendo rolear en un buen server, lo encontré en Los Santos Life, pero tengo muchos amigos aquí, uno de ellos McKlein, gracias amigo, así que espero dar la talla. Debido a mi horario de trabajo, me vería obligado a realizar la WL en fin de semana. Muchas gracias por leer y hasta pronto
×
×
  • Crear nuevo...