Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Actualización del sistema de Invitaciones para la Whiteslist 28/05/2021 ×

AriLiebeDich

Miembro con invitación
  • Contenido

    16
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

9

3 Seguidores

Información personal

  • Nombre del personaje
    -

Visitantes recientes al perfil

907 visitas al perfil
  1. Mi ID : 14062 Usuario invitado: Sirluso - https://despistaos.es/profile/24858-sirluso/ Me gustaría invitar a Sirluso, o como le conozco yo, Pelegrino9933 ya que sé que rolea en otros servidores, se pasa por un stream de despistaos del que tengo el placer de ser mod, además, él también es mod del gran Makenroow y todavía no ha tenido la oportunidad de que alguien le ceda una invitación. Sé que conoce las normas, que lo hará de cine y se lo pasará en grande.
  2. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame: Emily Baker Edad y fecha de nacimiento (REAL): 24 - 03/11/1994 Experiencia previa en roleplay: Dos semanas en RAGE en LURP y consumidora de mucho stream de despistaos Historia completa de tu personaje (como lo interpretaras, de donde viene, que pretende ser, sus aspiraciones y sus miedos etc...): Emily Baker nació y creció en Sacramento, California, en un barrio llamado Land Park en una zona residencial bastante tranquila que escogieron sus padres, Abbey y Jackson, cuando descubrieron que esperaban a su primer hijo, Caleb. Su madre Abbey era pastelera en una de las pastelerías más prestigiosas del barrio, ‘Freeport Bakery’ y su padre Jackson era el gerente de una tienda llamada ‘Taylors Market’, negocio que el viejo Taylor le traspasó al jubilarse. Tuvieron a Caleb y 3 años después a la pequeña Emily. Su madre Abbey adoraba a Em (así la llamaban sus amigos y familiares), era una niña ejemplar o eso aparentaba siempre. Era estudiosa, cariñosa, no llegaba nunca borracha a casa cuando salía con sus amigas (aunque sí que se cogía algún que otro pedo) y cuando pudo empezó a trabajar como camarera en un local llamado ‘Dad’s Kitchen’, aportaba parte de su sueldo para contribuir en la casa, además de las tareas de las que se hacía cargo y de ayudar a su madre a hacer pasteles y dulces varios. A su padre Jackson también se le caía la baba con Emily, por los mismos motivos que a su mujer y también porque siempre quiso una niña para consentirla y malcriarla, era la niña de sus ojos. Emily era una buena estudiante, la primaria y la secundaria la pasó toda sin problemas, exceptuando al bobo de Caleb que se dedicaba a chincharla, especialmente cuando estaba con sus amigas. Em se enfadaba a menudo con Caleb, pero en el fondo le quería y él, aunque no lo dijese, también la quería a ella y siempre miraba qué tipo de tíos se le arrimaban a medida se iba haciendo mujer. Emily, con 17 años, conoció a Evan, un cliente del Dad’s Kitchen. Una noche en la que Em trabajaba en el turno de cenas, apareció Evan con un grupo de amigos, con sus pintas de macarrilla, alto, sexy… Tras atenderles en la cena y cruzar más de una miradita con Evan, Em se encontró una servilleta con un número de teléfono y un nombre que debajo ponía “Llámame”. Se guardó la servilleta. Pasó un día, otro, y otro más… Emily no encontraba el coraje de llamar a Evan, pensaba que parecería una tonta y, tras cuatro días, se encontró a Evan en el local, sólo, en la barra, diciéndole que como no le había llamado, se acercó para invitarla a tomar algo cuando termine su turno. Em, roja como un tomate, aceptó la invitación. Aquella primera cita fue maravillosa, llegó a casa como si estuviese en una nube y se lo contó (casi) todo a su madre. Tuvieron varias citas más y en cuestión de unos meses, formalizaron la relación. Evan delante de los padres de Em y delante de Caleb trataba de parecer un chico ejemplar, aunque era un poco pillo y en ocasiones se metía en donde no debía. Emily y Evan salieron durante 3 años. En ese tiempo Em fue pasando poco a poco del pop al rock clásico, aunque seguía escuchando de todo, pero a medida avanzaba su relación, cada vez se volvía más tóxica por parte de él, controlando siempre a donde va, con quién, qué hace, por qué lo hace… y Em, sabía que ella podía aspirar a más, que no se merecía sentirse atada como un perro, sin poder ir a ningún lado sin dar explicaciones. Rara vez se las daba a sus padres porque confiaban en ella, como para tener que dárselas a alguien que ni siquiera es de su familia. Habló con su madre sobre cómo se sentía y ella le contó que pasó por algo similar con un hombre anterior a su padre y puso tierra de por medio y fue lo mejor que pudo hacer, ya que así conoció a Jackson, su padre. Em, que no quería más problemas en su vida, empezó a distanciarse poco a poco de Evan, pero Evan la acosaba a mensajes y llamadas que Emily casi nunca respondía. Ocupaba su tiempo siempre que podía para tener una excusa para no verle y como vivía cerca del centro médico y organizaban bastantes cursos, se apuntaba a todos los que podía (primeros auxilios, igualdad de género en el entorno socio-sanitario, manejo de desfibrilador/DESA…). Tras unos meses así, no le quedó de otra que buscar el valor para terminar esa relación con Evan y, tras hacerlo, Evan quería controlarla aún más porque creía que le dejaba por otro chico, aunque eso no fuese así. La situación para Em se complicaba cada vez más, Evan aparecía por su trabajo constantemente, incluso alguna vez se presentó en su casa con un peluche, un libro y algún dulce. A Emily se le rompía el corazón, pero no podía volver a eso. Habló con su familia con la idea de irse a otro lugar y la apoyaron, así que el siguiente paso, era hablar con su jefe, Thommas. Por suerte para Em, Thommas la consideraba ya una más de la familia y no solo no puso ninguna pega, sino que no quería que se fuese con una mano delante y una detrás y, como Emily no tenía destino pensado, habló con un viejo amigo que era gerente de una pizzería en Los Santos y así, sabría que Em por lo menos tendría como ganar algo de dinero para sobrevivir. No tardó mucho en preparar su maleta, despedirse de familia y amigos y comprar su billete en la estación de buses para irse con sólo 21 años a Los Santos. Y allí, sentada en ese autobús, escuchando música con sus auriculares, se le empezaron a resbalar unas lágrimas de sus ojos hacia sus mejillas mientras sonaba ‘Creep’ de ‘Radiohead’. Aspiraciones y Miedos: Emily aspira ser una mujer trabajadora como su madre e igual de emprendedora que su padre. Sueña en pequeño pero a la vez a lo grande, quiere una vida sencilla, sin muchos lujos, una casa en la que vivir y en un futuro, abrir su tienda de repostería, en honor a las preciosas tartas que aprendió a hacer con su madre Abbey. Su mayor miedo es no ser capaz de soportar estar sola en una nueva ciudad aunque acepta la situación como un reto personal. También le tiene miedo a las arañas, poco a poco aprendió a matar a las más pequeñas, pero todavía se pone muy tensa al verlas. Y desde luego, tiene miedo a que le vuelvan a hacer añicos el corazón. Personalidad: Emily es ese tipo de personas que suele caer bien a todo el mundo. Es sociable aunque un poco tímida con los hombres, pero en cuanto coge confianza, se suelta la melena. Jamás se presenta a algún lugar donde la hayan invitado sin unas galletas caseras (o cupcakes, o cakepops, o lo que le cuadre). Es buena por naturaleza, no quiere causarle daño a nadie y si puede ayudarte, lo hará sin pensárselo dos veces, aunque también es precavida. Peca un poco de ingenua, pero sabe que de los errores se aprende y, si puede, evita tropezar dos veces con la misma piedra, aunque a veces no lo puede evitar ya que es despistada y un poco olvidadiza.
×
×
  • Crear nuevo...