Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Proyectos de Rol - ¿Tienes buenas ideas? ¡Te estamos buscando! ×
Reclutamiento LSPD - ABIERTO ×
Reclutamiento SAFD - Paramédicos ×

Gigi192_

Miembro con invitación
  • Contenido

    4
  • Ingreso

  • Última visita

Todo lo publicado por Gigi192_

  1. Mi ID: 14556 Invitado: @marihuanero Es un gran amigo mio con el que he roleado durante mucho tiempo y además es un fan de esta comunidad, estoy seguro de que encajará bien con este tipo de rol.
  2. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame: Jason Sawyer Edad y fecha de nacimiento (REAL): 23 Años, 25/03/1996 Experiencia previa en roleplay: Llevo roleando casi a diario en FiveM y Rage desde Abril de este año. Historia completa de tu personaje (cómo lo interpretarás, procedencia, qué pretende ser, aspiraciones, miedos etc...): Historia: Mi nombre es Jason Sawyer. Nací el 06/06/1998 en el hospital central de Los Santos. Mis padres son afroamericanos. Tengo 1 hermano grande y 1 hermana pequeña. Mi padre trabajaba en una fábrica y mantenía la casa, pero cada día discutía con mi madre por cualquier tontería. Yo siempre me escondía debajo de la cama cuando escuchaba gritos, platos rotos y llantos, me ponía la música y me refugiaba en el hip hop. Mi hermano sin embargo siempre afrontó los problemas de cara, con 15 años intentó parar a mi padre y acabó en el hospital, des de entonces mi padre no volvió a aparecer nunca más por casa y mi madre cambió, se volvió una alcohólica deprimida. Cuando mi tío se enteró de lo sucedido, decidió ayudarnos y nos mandaba dinero a casa para subsistir, pero ese dinero a mi hermano no le era suficiente, así que empezó a buscarse otras formas de traer dinero a casa, empezó a vender droga. Un día, cuando yo tenía 15 años, y mi hermano 20, mi tío se dio cuenta de que mi hermano era un camello y dejó de mandarnos dinero, así que mi hermano decidió dar un paso adelante y empezó a invertir el dinero en comprar mucha droga y tener sus propios camellos, hasta el punto de controlar nuestro barrio. Para ese entonces, mi vida trataba solamente de cuidar de mi hermanita pequeña y salir con mis colegas del barrio de al lado a rapear y fumar porros. Pero de repente todo cambió, mi hermano se volvió más avaricioso y me obligó a trabajar para él reabasteciendo a los camellos. Aún recuerdo una frase que me marcó: “Tienes que ser un hombre y afrontar la realidad, el dinero no va a llamar a tu puerta, sal a buscarlo”. Al principio el trabajo no era para tanto, pero mi hermano cada día tenía más problemas con los del barrio de al lado, donde yo tenía colegas, y me decía que dejara de relacionarme con ellos porque cualquier día podríamos acabar a tiros. Yo seguía viendo a mis amigos y produciendo música, mientras mi hermano me decía que todo eso era un sueño de críos que no iba a dar dinero, que me centrara en el negocio, que lo único importante en esta vida era conseguir billetes, así que me tocaba hacerlo a escondidas. Mi hermano sabía que yo no estaba preparado para dirigir con él un negocio tan importante, y empezó a darme trabajos sucios para que yo madurara rápidamente. Todavía recuerdo la primera vez que tuve que matar a un drogadicto porque no pagaba su deuda, al principio no podía ni dormir, pero al final lo acabé viendo como algo necesario, como un mal menor si quería seguir durmiendo bajo el mismo techo que mi hermano. Un agosto de 2015 (yo tenía 17 años) todo cambió, estaba yo en el barrio de al lado haciendo música con mis colegas, cuando mi hermano me llamó para reabastecer a los camellos. Yo estaba tan despreocupado con mis colegas que no respondí a la llamada, y finalmente, mi hermano tuvo que ir personalmente a por la droga para reabastecerlos, con la mala suerte qué saliendo del piso lo encontró la policía con todo el material encima. Mi hermano acabó siendo juzgado y encarcelado a 30 años de cárcel, y me dejó a cargo de su negocio y de mi madre alcohólica y mi hermanita de 14 años. Fue entonces cuando empecé a invertir el dinero en hacer música, siendo ésta la peor decisión de toda mi vida, ya que dejé de lado a los camellos en el momento en el que más me necesitaban, y el barrio enemigo, al cual mis amigos pertenecían, aprovecharon el momento de debilidad para atacar y hacerse con el control de toda nuestra zona. Yo perdí mis ingresos y mis colegas dejaron de lado la música para meterse de lleno en el mundo de los camellos, y fue entonces cuando me vi sin dinero, sin proyecto musical, sin apenas comida para alimentar a mi familia y lo peor de todo, me vi solo. Lo pasé muy mal con la traición de mis amigos, perdí mis sueños y mis amistades, y para llenar ese vacío empecé a leer a Malcolm X, entonces reflexioné y entendí que la vida de un negro no era fácil, que fuera de mi barrio me iba a costar mucho esfuerzo conseguir dinero. Entonces me di cuenta, mi hermano tenía razón, lo de la música era un sueño de crio al cual me agarré para evitar afrontar mis problemas, y lo que realmente hacía falta era conseguir dinero, de la forma que fuera. Así que empecé a odiarme a mí mismo por todo lo que había pasado y decidí empezar de 0, hablé con mi hermanita, le di un abrazo de esos que se hacen eternos, y, entre lágrimas, la dejé en un centro de acogida, abandoné a mi madre sin decirle adiós y visité a mi hermano en la cárcel para pedirle consejo. Él me dijo que la vida son altibajos y que un negro como yo no podía agachar la cabeza, pero dejar a mi hermana sola era lo peor que había hecho y jamás me lo perdonaría. Me fui del barrio, triste por las palabras de mi hermano, a buscarme la vida des de abajo del todo y de la forma que fuera, pero esta vez haciendo caso a los consejos y tomando a mi hermano como un ejemplo. Por suerte, encontré un trabajo digno, camionero, aunque el jefe es un poco racista y me estoy hartando de él, necesito el dinero así que voy a seguir con esto hasta que aguante. He visto muchos negros por ahí en mi nuevo barrio y eso me reconforta, estoy seguro de que esta vez podré encontrar mi libertad, aunque sé que no será fácil. Aspiraciones: - Seguir los pasos de mi hermano, y hacerlo mejor que él. - Encontrar gente a la que pueda llamar familia nuevamente, y poderles mantener. - Crear mi propio grupo de música hip hop, pero sin anteponerlo a los negocios. - Predicar la palabra de Malcolm X y luchar por mi libertad como negro. Miedos: - Volver a fallar y que eso perjudique a mis seres queridos otra vez. - Acabar en la cárcel como mi hermano. - Ser traicionado por mis amigos. - Ser rechazado y quedarme solo. - Tirar la toalla y dejar de luchar por mi libertad. Principios: - Nunca olvidarme de las palabras de mi hermano, tengo que ser un hombre y sobrevivir buscando el dinero. - Ser leal a mis próximos, todavía me culpo por todo lo que pasó, y no sería capaz de pasar por lo mismo otra vez. - Desconfío de la gente, hasta tu mejor amigo te puede traicionar por dinero. - Luchar por mis derechos hasta la muerte, el que no tiene algo por lo que morir no debería vivir. Otras cosas a añadir: - Me gustan las motos. - Si no tengo la situación controlada me pongo nervioso, soy de sangre caliente. - En ocasiones puedo ser muy agresivo y/o impulsivo. - Me gusta leer a Malcolm X, Martin Luther King y Nelson Mandela. - Tengo claro que la vida de un negro de barrio es corta.
×
×
  • Crear nuevo...