Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Actualización del sistema de Invitaciones ×
Proyectos de Rol - ¿Tienes buenas ideas? ¡Te estamos buscando! ×
🎉 WIPE 28/05 🎉 ×
ENTREVISTAS SUSPENDIDAS HASTA EL LUNES 30/05/2022 ×

elpovidona

  • Contenido

    12
  • Ingreso

  • Última visita

VIP DPS

  • Acceso VIP
    No

Visitantes recientes al perfil

1.855 visitas al perfil
  1. https://despistaos.es/profile/30727-christian_m/
  2. ◘Edad y fecha de nacimiento (Real): 22 años, 22/05/1997. ◘Experiencia previa en rol: Jugando más de un año en Hispano RP (server chileno), en el cual e desempeñado roles de Mafia, policía y banda. También en otros juegos como arma 2 y arma 3. HISTORIA COMPLETA DEL PERSONAJE ◘Nombre: Nikolay Kozlov. ◘Edad: 23 años. ◘Fecha de nacimiento: 23 de noviembre, 1996. ◘Procedencia: Moscú, Rusia. ◘Descripción física: Color de piel blanca, contextura atlética, 1.80 metros de estatura y un peso de 85 Kg. ◘Miedos: A la soledad, rechazo en el ámbito amoroso y temor a los ratones. ◘Cualidades personales: Buen amigo, leal, caprichoso, ambicioso, perceptivo y perseverante. ◘Aspiraciones: Poder conocer a una mujer, para formar una familia, la que nunca tuvo y que el dinero nunca sea escaso, intentar tener la mejor calidad de vida. ◘Mentalidad: Un tanto maduro por lo que ha vivido, disfruta las cosas simples de la vida, como una buena charla acompañado de un café y lo que más se destaca es la resiliencia. ◘Hobbie: Tomar vodka y salir a trotar los fin de semana a la playa. ◘Familiares: -Madre: Annika Petrov. -Padre: Mirko Kozlov. -Abuelo paterno: Boris Kozlov. -Abuela paterna: Dominika Romanov. -Amigo cercano: Slavik Vogdanov. Historia Nikolay siente que alguien le toca hombro, es la azafata que en un inglés británico le dice que el avión está por aterrizar y que abroche su cinturón. Asoma la vista por la ventana y puede ver las luces de la inmensa ciudad de Los Santos, esboza una sonrisa, aun no puede creerlo. Siente que es un sueño aún. Nikolay ya con las maletas en mano, sale del aeropuerto y lo recibe una gélida brisa de una ciudad en invierno, aunque comparado con lo que se vive en la madre patria, para él es un paseo en el parque, en plena primavera. Camino hacia los taxis, uno le hace una seña, es su chofer que lo está esperando y pronuncia algo que cree que es su nombre, tras una breve conversación y saber que efectivamente es a él a quien están buscando, se sube al taxi y emprende su viaje. A mitad de camino les da un rojo, el taxi se detiene y al pasar un par de segundos alguien golpea su ventanilla, es un joven que vestido pobremente le pide dinero o comida. Nikolay en un principio queda atónito ante la escena, vuelve en sí y le entrega todo el dinero que tiene en la billetera, justo antes de que el semáforo diera verde y que el chofer se pusiese en marcha. Nikolay queda pensativo ante lo recién vivido y lo saca de ese estado una risita burlona del chofer, que en un idioma que él no entiende puede saber que se está mofando de su actuar, no le toma importancia y vuelve a sus pensamientos. Con la cabeza apoyada en la ventanilla del auto, recuerda que alguna vez él fue ese joven. Un 23 de noviembre del año 1996, dos jóvenes padres no caben en sí mismo de la alegría que es tener a su hijo recién nacido en brazos, la enfermera se les acerca y les pregunta. -¿Ya decidieron cuál va a ser el nombre del pequeño?- Con lápiz y papel en mano mira expectante a la joven pareja, sin importar las veces que ha hecho esto le sigue siendo muy emocionante. - ¡Nikolay Mirko Kozlov! - gritan al unísono, con tal pasión que se les escapan un par de lágrimas a ambos. Mirko mira a su esposa y a su pequeño, a punto de explotar en llanto, con la voz quebradiza le promete que jamás, ni ella ni su bebé les faltara algo mientras él viva. Annika, no conciliaba un momento más perfecto que este, aun cansada por el parto solo logra asentir con la cabeza sin apartar la vista de quien se convirtió en el amor de su vida. Trece años han pasado desde esa promesa. Nikolay se ha convertido en un atlético, carismático, honrado y a veces ingenuo joven que, queriendo ser como su padre, ha cultivado dichos valores de la mano de la amorosa disciplina de su madre. Por su parte Mirko ha presentado dificultades para mantener su promesa, dejó los estudios superiores por toda la carga y responsabilidades que significó ser padre, dedicándose así de lleno al box. Lo que había iniciado sólo como un hobby pasó a ser el sustento de su familia. Nikolay admiraba a su padre, era su héroe. En la escuela, a sus amigos, en el autobús e inclusos a extraños, donde sea y a quien sea siempre que se le presentaba la oportunidad contaba que su padre era boxeador y uno muy bueno según su perspectiva, aunque jamás lo había visto pelear. Solo conocía de sus proezas a través de los relatos que Mirko o Annika les narraban, ya sea a la hora de la cena o antes de dormir, había veces que hasta podía soñar vívidamente que vitoreaba entre el público el K.O en primer round ante el papá de Slavik, el cual siempre se jactaba que su papá podía vencer fácilmente al suyo. Tras una extensa jornada de una comprometida ama de casa Annika se recuesta un momento en el sofá, teniendo lista la cena y todo en orden inconscientemente se pone a reflexionar. Con la vista recorre de extremo a extremo, sin dejar un rincón que supervisar de su departamento, su hogar, aunque le hubiese gustado que fuese un poco más grande, estaba satisfecha y conforme con lo que tenían. El departamento constaba de una pieza para ellos y otra para su hijo, una cocina comedor, en la cual caben cómodamente dos personas adultas, junto una mesa de pino que el mismo Mirko había hecho, la cual hacía de separación entre la entrada del departamento y la cocina comedor ya que se encontraba empotrada a la pared en un punto medio con tres sillas, a ello le seguía la sala de estar. Esta era un poco más grande que la cocina comedor, otorgando el espacio justo para transitar sin dificultad alguna entre el sofá -regalo de boda de sus padres- y el televisor que tras tanto insistir había convencido a su marido de comprar. Las habitaciones están divididas por el pequeño baño, el cual se encuentra cubierto de baldosas de un leve color crema, desconociendo si esa es su tonalidad original o es la que adquirieron al pasar los años en este viejo complejo de departamentos. A la derecha del baño se encuentra la habitación matrimonial, sin lugar a dudas era su lugar favorito de la casa, ya que la había decorado totalmente a su gusto, ella misma, solamente socorrida por su marido al momento de mover algún mueble o bien haciéndole creer a Nikolay que el había escogido el cuadro a colocar. Podría haber estado absorta en sus pensamientos, pero se vio interrumpida por la llegada de Nikolay que venía de la escuela. Molesto entra al departamento, puesto que se han vuelto a burlar de él. Increpa a su madre y le dice -Quiero ver una pelea de papá, estoy a punto de cumplir catorce años y quiero que se dejen de meter conmigo por nunca haber visto pelear a papá- Mientras aprieta los dientes y empuña las manos fuertemente para no dejar escapar un sollozo. Annika deja escapar un suspiro, periódicamente se dan estas situaciones, pero ya tiene una respuesta infalible ante tal exigimiento. -Bueno, entonces ve y pregúntale a tu padre, pero antes te me pones a estudiar- Le da la espalda y sin que este la vea esboza una sonrisa y espera el usual refunfuñar junto con el... -Pues le preguntaré a papá y está vez me dirá que sí- inmediatamente se dirige a su habitación para frenar las lágrimas con la almohada y caer sumiso ante el sueño. Lo despierta una suave caricia, todavía no abre los ojos, pero ya sabe quién es. -Alguien me dijo que volviste a insistir en ello- le dijo Mirko mientras le sonreía cálidamente. -Ya lo hemos conversado hijo, sé que quieres verme pelear, pero ya te he dicho que es suficiente con los entrenamientos y que es algo que no quiero que imites, recuerda lo que decía el abuelo…- - “Las manos trabajan, pero la cabeza alimenta”- responde Nikolay algo ofuscado. -Ya lo sé papá, pero ya estoy cansado que se burlen de mi por nunca haber ido a una pelea tuya, además que ya estoy por cumplir catorce años, ya no soy un niño- -Es verdad, ya te estas convirtiendo en todo un hombrecito. Haremos esto, cuando cumplas catorce años, podrás asistir a la primera pelea que tenga tras esa fecha, ¿qué te parece? - le consultaba esto mientras se iba acercando al marco de la puerta. Nikolay no cabía en sí mismo de la felicidad. - ¿En serio? Sí, sí, obvio sí- gritaba mientras saltaba en la cama. Al fin lo vería pelear, ya no se burlarán de él y sería casi como un regalo de cumpleaños. Entre risas Mirko le dice que se calme, que ya es hora que tome sus libros y se aliste para estudiar. Nikolay le asiente y ve cómo su padre cierra la puerta tras él. Al cerrar la puerta su sonrisa desaparece, se ve reemplazado por una sombría expresión. Annika lo ve y sabe que le ha dejado ir a una pelea. -No le has contado el resto, ¿cierto? - Pregunta Annika en voz baja. - Claro que no, cómo hacerle saber que su papá es un peleador de tercera, que incluso arreglo alguna pelea en pos de conseguir algo más de dinero -. Responde Mirko con las manos aferrándose la nuca. - Pero tranquila, coordinare para que la primera pelea tras su cumpleaños no sea arreglada, no me dejaré perder, ganaré por mis propios medios y así el estará orgulloso de su padre -. Con un tono confiado y una sonrisa decidida, así lo vio Annika y así mismo supo que iba a cumplir lo dicho. Un par de semanas han pasado tras ello. A Mirko se le avecina una pelea que para bien o para mal tendrá que perder, con tal que le den el chance de pelear limpiamente cuando tenga a su hijo de espectador. No sabe quién está más ansioso si él o Nikolay, sale de sus pensamientos para terminar de atar sus zapatos y empezar su entrenamiento, sabe que ganará, no hay posibilidad alguna de perder, claro que esta no, pero la otra sí o sí. Por su parte Nikolay se ha tragado las palabras que siempre están a punto de aflorar de su boca, quiere que sea una sorpresa para el resto cuando al fin diga que lo vio pelear, es más, que lo vio ganar. El único que sabe de momento es Slavik, que, a pesar de querer caerle de vez en cuando a trompadas, es su mejor amigo, incluso lo invitó a la pelea, le dijo que podía ir su papá también para ver si es que le quedaba un ápice de ganas de luchar contra su papá. Slavik le pregunta que porque no van los dos solos a la que se avecina, tiene el dinero suficiente para dos entradas y será su regalo de cumpleaños, ya que faltaba un poco menos de dos semanas para este. Nikolay sabe que se le aproxima otra pelea a su padre, pero sabe que hizo una promesa que tiene que respetar, pero la oferta de Slavik es tentadora, en cierta medida estaría apoyando a su padre, ya que de esa forma pagaría por sus entradas en vez de ir de invitado como su hijo. Tras decirle a su madre que pasará la tarde donde Slavik, Nikolay prepara sus cosas para ir rumbo al gimnasio donde se disputará el encuentro, tras encontrarse con su amigo en el camino este le comenta lo nervioso o ansioso que se encuentra, Slavik trata de tranquilizarlo y le pregunta si está seguro de entrar. Llevan cinco minutos en la entrada y se puede oír el campanazo que da inicio al segundo round, Nikolay se arma de coraje y entra. El escenario es tal cual él se lo imaginaba, lleno de focos que apuntan hacia el ring, la gente gritando mientras que los luchadores cubiertos de sudor se dan sus mejores golpes, al pasar los segundos se da cuenta que su padre está peleando, siempre lo había visto como un gran y fuerte hombre, pero encima del ring hasta el sintió miedo de él. Corpulento pero ágil, esquivaba golpes y respondía otros, era mucho mejor que todos los sueños que había tenido, pero al final del segundo round por alguna extraña razón empezó a aflojar el ritmo llevándose un par de golpes innecesarios, estaba por caer cuando lo salvó la campana. Al volver a su esquina ve que alguien le susurra algo al oído y su padre puso una expresión que el jamás había visto, la de la derrota. Suena la campana, ambos púgiles se encuentran en el centro del escenario, Mirko está solo aguantando y la multitud solo grita a favor de su adversario, Nikolay no lo puede creer, no quiere ni si quiera cruzar miradas con Slavik, no tanto por la vergüenza sino por la ciega fe que su padre va a remontar. Un silencio se apodera de la arena, todos ya sabían la inminente derrota, pero un grito lo cambia todo. - ¡Tú puedes, papá! - grita Nikolay a todo pulmón. - ¡Dalo todo, no te rindas! - vuelve a exclamar Nikolay al punto que puede sentir como si algo se hubiese desgarrado en su garganta. Ya lo tiene asumido, mientras no sea la pelea que vea su hijo no habrá problema, se dice así mismo Mirko. Está por bajar los brazos cuando oye una voz familiar gritando entre el público, era su hijo, este no era la pelea, no debía estar aquí viéndola. Inmediatamente después de caer en cuenta de ello recibió un cruzado de derecha que lo mando a la lona. Todo se puso negro por lo que el creyó fue una milésima de segundo, para caer en cuenta que el árbitro ya tenía cinco dedos levantados. Se pone de pie rápidamente y asiente con la cabeza, sube la guardia, ve venir el puño y es salvado por la campana. Mirko al saber que su hijo Nikolay estaba entre el público, y viendo la cara que tenia de emoción al verlo pelear por primera vez, decidió que tenía que ganar esa pelea, no podía quedar mal frente a su hijo, así que una vez que sonara el campanazo para el round 3, lo único que tenía en mente era ganar esa pelea, cueste lo que cuesta. Al sonar la campana Mirko se abalanza sobre su rival buscando el K.O, así que empezó con un par de un-dos para que bajara la guarda, después de tanta insistencia logra desarmar la guardia del rival, viendo el espacio que tenia se acomoda, girando levemente su cuerpo a la izquierda para darle de lleno con su mano derecha, así que con todas sus fuerza e impulsando su cuerpo hacia delante le da con un uppercut en toda su barbilla, haciendo que este cayera de lleno en la lona, el réferi al ver que cae comienza con la cuenta, Mirko muy cansado queda mirando fijamente a su rival, pasado los 10 segundo y ver que su rival no se pone de pie, busca a Nikolay entre el público, al encontrarlo le sonríe y levanta su brazo derecho en son de victoria. Salta, grita e incluso caen las lágrimas de felicidad por parte de Nikolay, su padre ha ganado, pero no solo ha ganado, ha tenido una victoria que solo se ven en las películas. El público quedo mudo, seguido de gritos ensordecedores, nadie podía creer lo que acababa de suceder, pero solo algunos pocos sabían lo que significaría ello, en especial Mirko. Terminada la pelea Mirko se dirige al camarín del gimnasio, se da una ducha rápida, se seca y se deja la toalla en la cabeza, se sienta en una banca del camarín y mira al suelo, se pone a pensar en lo que había acabado de hacer, ganar una pelea que tenía que perder, levanta a la cabeza y se acuerda del rostro de Nikolay, lo cual hace que saque una sonrisa, en ese preciso instante entra un grupo de 4 personas, todos sobre 1.90 metros de altura, todos ellos pertenecientes la organización de boxeo en la cual peleaba Mirko, lo miran y le tiran un fardo de billetes amarrados con un elástico, este era de la pelea, el cual se lo tiran con fuerza a su rostro, Mirko cierra los ojos al momento de recibir el dinero en su rostro, abre los ojos y queda mirando fijamente a los sujetos, uno de ellos vestido con un traje formal y completamente de negro le dice. - Tu sabias que no podías ganar la pelea, sabes cómo funciona todo esto y aun así decidiste ganarla, todo tiene un precio en la vida señor Mirko - al terminar de decirle eso, introduce la mano a un bolsillo que esta al interior de su chaqueta y saca un revolver, acto seguido le quita el seguro y apunta hacia la cabeza de Mirko. - Alguna última palabra que quieras decir señor Mirko -, Mirko mira fijamente al sujeto que sostiene el revólver y le dice. - Esta victoria se la dedico a mi hijo Nikolay -, cierra sus ojos, entre lágrimas por saber lo que se aproximaba, sonríe… El sujeto de traje al ver que Mirko ya había aceptado lo que iba a pasar dispara a sangre fría a su cabeza, el cuerpo de Mirko cae de la banca inerte, pero la sonrisa aún estaba ahí, en su cuerpo sin vida. Pasado los días luego del funeral de Mirko, en la casa de la familia había un vacío, un silencio, pero más que todo dolor. Annika había caído en el alcohol, ya que para ella había muerto el amor de su vida. Nikolay no sabía que hacer sin su padre, así que como Annika se despreocupo de él, salió de su casa, pasa mucho tiempo por las calles de su barrio, había noches que él dormía afuera, en un callejón solitario, donde su única compañía eran ratas, a las cuales les tenía un asco, pero era mejor eso a estar solo. Pasado los meses, precisamente en mayo, Nikolay ya se ganaba un par de Rublos lustrando zapatos y botas, como sabía que se aproximaba el cumpleaños de su madre, comenzó a ahorrar para comprarle una rosa y una torta. Pasados los días llego el cumpleaños de su madre, 25 de mayo, así que fue a por la rosa y pasó a buscar la torta que le había mandado a hacer, esta decía “te amo mama” Nikolay emprendió rumbo a su hogar, cuando llega, saca su llave y la introduce en la ranura de la puerta, abre la puerta lentamente para no hacer tanto ruido y sorprenderla, cuando entra en la sala principal de la casa, ve que su madre se encuentra colgada, con los ojos vendados y un vestido completamente blanco, al ver a su madre deja caer las cosas y se abalanza hacia el cuerpo de su madre, llorando y gritando - ¡Mamá porque lo hiciste, por qué!!?, eres lo único que me quedaba, ahora voy a estar solo, ya no tengo nada - Nikolay con su rostro destruido y lleno de lágrimas, llama a sus abuelos avisando de lo sucedido, corta la llamada, se dirige a su habitación para buscar un par de prendas a una bolsa y salir lo antes posible de la casa. Pasada una semana, Nikolay solo se dedicaba a pasar tiempo en la calle pidiendo dinero, había dejado de lado el lustrado, estaba desorientado, sin saber qué hacer con su vida, lo único\ que quería era morir y encontrarse con sus padres. Un día viernes por la tarde, mientras Nikolay sentado en la acera con ropa rota y mirando a la nada, se para frente a él un hombre de edad mayor, con una chaqueta larga de color negro y sombrero rojo, este se agacha y le pregunta, ¿- esta es la vida que quieres nieto? -, Nikolay levanta su cabeza y para sorpresa suya era su abuelo, por parte de su padre, el señor Boris, al darse cuenta que era él, comienza a llorar y se abalanza a abrazarlo. - Abuelo, ya no sé qué hacer con mi vida, perdí a mis padres, ellos eran mis héroes, ahora soy solo un huérfano, sin aspiraciones ni nada que hacer - Nikolay mientras dice esto se seca las lágrimas, pero aun triste lo único que haces es mirar fijamente a su abuelo. Boris pone su manos sobre los hombros de Nikolay, - Tú no estás solo, la familia siempre a estado y estará para ti, desde ahora yo te cuidare, así que seca bien esas lágrimas, a tus padres nunca les hubiera gustado verte de este modo, así que deja toda esa ropa con inservible y párate, vamos a casa, a nuestra casa Nikolay…- Han pasado 8 años, Nikolay ya con 23 años, se dedicaba a atender una tienda de barrio, la cual tenía cosas simples, indispensables para un hogar, con alimentos y cosas de aseo, era a lo único a lo que se podía dedicar, debido a que nunca terminó sus estudios, todo el conocimiento adquirido a través del tiempo fue por cuenta propia, leyendo libros o la gente con la cual tenía más comunicación le enseñaba cosas, No era el tipo más culto, pero tampoco era un burro. Un día al llegar a la casa de sus abuelos, luego de un largo dia de trabajo, Nikolay entra a su habitación y saca una caja metálica que estaba en un cajón de su clóset que tenía bajo llave, este tenía sus ahorros, saca el dinero, lo cuenta, este se da cuenta que tiene para viajar y vivir un par de meses, acto seguido, toma una mochila que tiene en una silla e introduce el dinero dentro de ella, toma un par de prendas livianas y otras para no pasar frío, las echa a la mochila, dejando el dinero al fondo. Pasado los minutos, se dirige a sus abuelos que se encuentran en la cocina preparando la cena, les hace un gesto con la mano derecha para que le presten atención, ambos abuelos lo miran, Boris toma la palabra y le dice. - Qué sucede hijo, todo bien? - mientras le presta atención a Nikolay este coloca los platos sobre la mesa. Nikolay respira profundo y mira a su abuelo - Abuelo, quiero viajar, quiero ser alguien y siento que aquí siendo un tendero no voy a avanzar mucho, así que conté mis ahorros y tengo lo suficiente para viajar y para sobrevivir un par de meses, obviamente buscaré trabajo -, Nikolay con ambas manos juntas y sudorosas espera a que su abuelo le diga algo. Boris deja los platos a un lado de la mesa y lo mira fijamente. -Está bien hijo no te voy a frenar, tu sabes que hacer, eres lo suficientemente grande, pero lo que más me gustaría saber es cuando vas a viajar -. Los ojos se le comienzan a llenar de lágrimas, se acerca a su señora Dominika y le toma la mano con fuerza. Nikolay se apoya en una silla de la mesa y en sus ojos lo único que hay es decisión. - viajaré mañana por la mañana, ya tengo mi ropa lista, mi destino será Estados Unidos, para cumplir el sueño americano, sé que todo está muy encima, pero quiero irme de este país los antes posible, en búsqueda de oportunidades, quiero que sepan que los amo, no sabes cómo mi corazón está lleno de amor gracias a ustedes, los que literalmente me devolvieron a la vida -. Nikolay se abalanza sobre ambos y los abraza, los tres comienzan a llorar de tristeza, pero los tres saben que esto no es un adiós, sino que un hasta luego. Así es como Nikolay a la mañana siguiente toma un taxi con rumbo al aeropuerto, que al llegar allá compra el vuelo que esta mas próximo a salir. Una vez en el avión, mira desde la ventanilla a su madre patria, Rusia, con un poco de lágrimas, pero lleno de esperanza a que lo que viene será la mejor decisión que podría haber tomado en su vida. Luego de un par de minutos conversando con el taxista que lo tomó en el aeropuerto de Los Santos, mientras este le explicaba cómo eran las cosas en la ciudad, llega a su destino, Nikolay le da las gracias por su excelente atención y se baja enfrente del hotel donde se quedará por un tiempo, ¿por cuánto tiempo?, ni él sabe. ◘Interpretación del personaje y aclaraciones dentro de la historia: Nikolay Kozlov es con el personaje que llevo roleando más tiempo, le tengo un grande cariño, el único personaje en el cual ha estado en roleos anteriores es Slavik, la historia que pudieron leer es así, solo que ahora se profundizo más en esta. ◘ ¿por qué escogí este personaje y decidí darle esta historia?: Por la personalidad que tiene y como se desenvuelve en ciertas situaciones, como su historia afecta en él y lo que busca el en la vida. Llevo roleando 8 meses con este personaje y se va adaptando en el tiempo según sus actos.
×
×
  • Crear nuevo...