Jump to content

Exorsus

Miembro Whitelist
  • Contenido

    7
  • Donaciones

    0,00 € 
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

10

4 Seguidores

Visitantes recientes al perfil

748 visitas al perfil
  1. Información de personaje (IN-GAME) - Nombre y Apellido: Alexander Lincoln - Edad: 26 - Identidad (Número de registro): 14102X - Teléfono: 555-14102 - Trabajo anteriores: Ayudante de Bombero en el FDNY y Camionero. - Estudios/cursos: Recibido en el "American Institute from New York" - Experiencia previa como mecánico: Algo básico aprendido por mis amigos mas cercanos y estoy dispuesto a seguir aprendiendo. - ¿Dispone de seguro médico?: En Tramite. - ¿Dispone de certificado médico? : En Tramite. - ID IN-GAME: 14102 Información fuera de personaje (REAL) - Edad: 18 - Nombre: Aidan - Tiempo en el servidor: 1 mes - País de residencia: Argentina - Horarios de conexión: 9 PM a 7-8 AM - Días de conexión: Todo los días exceptuando que ocurra algo. - Conocimientos de la mecánica: Básicos y se improvisar rápidamente
  2. - Nombre del equipo: Nisman Amochao - Nicks de los 2 integrantes: @ Juanky @ Exorsus - Nombre en TS del ''capitán'' : Exorsus
  3. Su perfil en el foro es : https://despistaos.es/profile/27611-juanky/
  4. Nombre y apellido IG: Santiago Gonzales Edad y Fecha de nacimiento (OOC): 23 de Abril del 2001 (18 años). Experiencia previa en el roleplay: 1 Año vagando entre servidores de rol serio y rondando entre el rol de Policía y Malandro. Historia del personaje: 7 de Agosto del 1997, una noche mágica en la ciudad de Buenos Aires, en el Hospital Trinidad de Palermo nace Santiago Gonzales hijo de Pablo Gonzales y Lucía Alberti. Tras un largo parto, que terminó en cesárea, llegaba al mundo un bebe de 2kg que prometía grandes cosas. Pablo, un argentino nacido en 1970 que se dedicaba a las carreras ilegales por la zona de Ciudadela en Buenos Aires. Un día Pablo se dirigía hacia la zona de Palermo donde conoció a Lucía, que posteriormente salió con Pablo por 1 año y después compraron un departamento por la zona de Palermo haciendo que Pablo deje las carreras callejeras y se dedique a la mecánica. Luego de unos años, Pablo y Lucía se casaron, y posteriormente tuvieron a un hijo llamado Santiago Gonzales. Santiago a los 5 años, ya era un apasionado por las carreras TC2000 que se llevaban a cabo en el Hipódromo de Palermo esto lo llevo a ser fanático de los vehículos desde muy pequeño. Santiago estudió en el Colegio Palermo Chico, abanderado por 2 años consecutivos y catalogado como unos de los mejores en su clase. Allí termino la escuela primaria y el mismo año les pidió a sus padres la inscripción a la Secundaria Técnica N°19 Alejandro Volta ya que quería seguir una carrera relacionada con la Electrónica. Esto marcó mucho la vida de Santiago debido a que perdió a sus amigos de la infancia y se alejó del barrio en el que vivía. A los 16 años, su padre cae en el mundo de las drogas como consecuencia de un problema matrimonial con su esposa Lucía, se habían separado. A Pablo no le quedaba otra opción que inmergirse nuevamente en las carreras callejeras y en el mundo delictivo. Él evitó a toda costa el hecho de acercar a su hijo Santiago a estos ámbitos, pero no pudo lograrlo. Santiago de alguna manera u otra acompañó a su padre en las salidas nocturnas y conoció el negocio de las carreras y apuestas. Obviamente, Agustín desarrolló un gusto especial por los autos y luego de unos meses se atrevió a correr su primera carrera. La carrera fue contra su padre, en la cual se le enseñó lo básico para ser un buen conductor. Las carreras se realizaban en el barrio bajo conocido como Ciudadela. Allí había un tumulto de aproximadamente 50 personas como espectadores de las carreras, entre ellos policías, civiles y delincuentes. Santiago y su padre compitieron en estas carreras por 2 años y ambos desarrollaron una habilidad de conducción única en Buenos Aires y fue así como el organizador del evento, Jeremy Williams (un americano que venía a apostar en las competiciones ilegales en Argentina), decidió hablar con ellos para ofrecerles la oferta de su vida: viajar a Estados Unidos para integrarse a un grupo de personas que competían de igual forma que en Argentina, solo que eran competidores de élite. Todo era perfecto, solo había un problema que era el dinero. No tenían dinero para comprar el pasaje a Estados Unidos, más específicamente, Los Santos. Santiago se vio obligado a trabajar a muy temprana edad y, por este motivo, no llegó a concretar sus estudios. Y luego de dos años de trabajo muy duro, Pablo y su hijo compraron los tickets de vuelo con destino a Los Santos. Había llegado el día del vuelo y una mala noticia llegó a los oídos de Santiago por medio de su tía Laura. La triste y decepcionante noticia era que su madre había fallecido por un accidente de tránsito en las vías urbanas. Santiago, entre lágrimas, le contó a su padre la situación, pero, sin embargo, este se mostró desinteresado. Santiago largó un llanto desgarrador en los hombros de su padre, pero el vuelo debía continuar. Tras unas largas horas de viaje, en la que mil cosas pasaron por la cabeza de Santiago, el avión arribó en la isla de Los Santos. Allí los esperaba David, un conocido de Jeremy (el organizador de las carreras en Argentina). David los llevó hacia un departamento que habían alquilado y, luego de instalarse allí, acudieron al Este de Los Santos, en Panorama Drive. En ese lugar, a las 02:00 de la madrugada se corrían carreras callejeras entre personas del barrio de Murrieta Heights. Santiago y su padre se anotaron en la carrera del 25 de Noviembre , carrera la cual depararía su futuro en la ciudad de Los Santos. Era una carrera muy intensa, más de 20 competidores muy experimentados iban a competir. La carrera estaba a punto de comenzar y Pablo y Santiago se preparaban en sus coches antes de iniciar. Cuando la carrera comenzó, Agustín tuvo un pequeño fallo en el embrague, pero no fue un obstáculo a la hora de competir mientras que Pablo se encontraba entre los primeros puestos. Santiago realizó varios adelantamientos muy buenos y efectivos a mediados de la carrera que lo llevaron a adelantar unas cuantas posiciones y así quedar entre los 6 primeros. Unos metros más adelante, el segundo, tercer y cuarto puesto tuvieron un choque en cadena, que resultó en el vuelque de los tres coches. Por lo tanto, Santiago entró entre los 3 primeros puestos. Él tenía en claro que debía ganar la carrera para poder continuar con su sueño de ser conductor de carreras profesional. Santiago no tenía miedo, estaba decidido a adelantar a sus dos rivales. A dos esquinas de terminar la carrera, el joven Santiago realiza un derrape espectacular, dejando atrás a sus enemigos y quedando en primer lugar. Cuando la carrera terminó, los primeros en recibirlo con un aplauso en la línea de meta fueron unos morenos con acento latino los cuales lo felicitaron por el triunfo y comenzaron a tener una charla con él. Ellos habían notado una gran habilidad al volante por lo que decidieron citarlo en su barrio, Murrieta Heights, el sábado próximo a las 22:00 horas. Su padre no estaba muy de acuerdo con que el asista a esa reunión, ya que no era tonto y conocía los peligros de la ciudad de Los Santos y, aún más, en esos barrios bajos. Sin embargo, Santiago decidió desobedecer a su padre y asistir de manera confiada a la reunión del sábado. Allí, conoció a los hermanos Sánchez que eran personas de origen latinoamericano que llegaron a Estados Unidos con el fin de emprender acciones ilegales contra la seguridad pública. Ellos le hablaron a Santiago muy por encima sobre a lo que ellos se dedicaban y, finalmente, le hicieron una propuesta: debido a sus dotes en la conducción, Santiago comenzaría a trabajar para ellos en el lado ilegal como conductor, ya que serviría para huir de la policía o para entregas de mercancía rápida. Santiago no sabía que responder, si hubiera dicho que sí, su padre estaría muy desilusionado ya que le inculcó reiteradas veces que no debía hacer ese tipo de cosas. De todas maneras, Santiago estaba destinado al lado ilegal de las carreras y la conducción, por lo que después de unos largos minutos pensando, tomó la decisión de aceptar la oferta de los hermanos Sánchez y comenzar a trabajar para ellos. Interpretación: Santiago es un joven algo cerrado a no ser que tengas un vehículo que le interese Suele confiar en algunos desconocidos siempre juzgándolos por la personalidad y conducción Es adicto a la adrenalina de estar dentro de un vehículo a altas velocidades Al ver algo que no le agrade puede salirse algo de control Aspiraciones: Proteger a sus amigos cercanos y a su padre Conseguir un Massacro para mantener el negocio Continuar perfeccionando sus habilidades de conducción Miedos: Perder a su padre No poder completar sus promesas Perder una carrera por una gran diferencia Habilidades: Una excelente conducción de vehículos Buen manejo por la ciudad de Los Santos Casi nunca llega a ponerse nervioso y tiene control de el mismo
×
×
  • Crear nuevo...