Jump to content
-- Donaciones y sistema VIP -- ×
Proyectos de Rol - ¿Tienes buenas ideas? ¡Te estamos buscando! ×
Reclutamiento 003 - SAMS (Medicos) ×

NotChoppedgalle

  • Contenido

    9
  • Ingreso

  • Última visita

Información personal

  • Nombre del personaje
    Juan Jadar

Visitantes recientes al perfil

650 visitas al perfil
  1. Mi ID: 13732 Me gustaria invitar a @Makkii32 a el servidor, ya que llevo roleando con el en varios servidores durante mas de medio año. Es una persona muy seria, activa y con alto nivel de rol.
  2. Me llamo Jayden Davis, nací el 17/12/1998 a las afueras de Colorado Springs, al sur de Denver. Soy hijo de padres católicos, de hecho mi nombre, Jayden, significa "Jehová ha escuchado" que puedes encontrar como un verso en la Biblia (Salmos 6:9-10). Tuve una infancia tranquila pero complicada, mis padres eran muy tradicionales en el tema doméstico y como era normal me tenían trabajando ya desde bien pequeño en la tienda de ultramarinos de mi padre, moviendo cajas de los camiones o hasta llevando pedidos a la gente de la zona. Me pasaba las tardes después de clase allí, ordenando los armarios, las vitrinas, limpiando el suelo… La poca interacción social que tenía era con algún cliente el cual no sabía donde se encontraba algo, o para preguntarme si mi padre estaba por allí. Algunos fines de semana sí que iba a ver a mi primo hermano Jax, a el orfanato de Springfield, solo que era un trayecto muy largo y no lo hacíamos muy a menudo. Cuando ya llegue a secundaria las cosas se empezaron a complicar, no tenía tiempo para estudiar, lo justo para ir aprobando alguna asignatura, pero nada más. A los 12 años ya di por perdidos mis estudios y dejé de esforzarme; tanto en clase, como en lo poco que podía estudiar en casa o el trabajo, empecé a juntarme con unos compañeros de clase, eran un poco moviditos, pero bueno yo no tenía ni idea de lo que podía llegar a pasar, nunca había formado parte de un grupo de ese estilo. Deje de ver a mi primo, ya que dejó el orfanato y ya no supimos mas de el, aunque consiguió pegarme su afán por las motos chopper. Durante la secundaria empecé a hacerme de conocer en el instituto, junto a mi grupo de colegas me consideraba un tipo duro con mis 14 años y mis 65 kilos de peso, nos creíamos unos gangsters, que incrédulos nosotros… Durante la secundaria me fui apartando cada vez más de Dios. Aunque me seguía tocando ir a misa todos los domingos ya casi ni recitaba mis versos por las noches, a no ser que entrara mi padre con el cinturón desabrochado en mi habitación. Todos estos acontecimientos hicieron que mis padres se fueran apartando el uno del otro. Aunque por desgracia para mi madre, nunca llegaron a separarse. Mi padre se volvió más violento, tanto conmigo como con mi madre. Usaba mas el cinturon que las palabras en casa. Perdía los estribos dia sí dia también, intentamos ayudarle llevandole a algun medico, pensábamos que estaba enfermo, pero él se negaba y se ponía agresivo cuando lo mencionamos. Mi madre se pasaba muchas noches en casa de una amiga suya, ya que le daba miedo que a mi padre le diera un ataque y le hiciera algo. Yo hacía lo mismo, aunque nunca dejaba que mi madre durmiera a solas con mi padre, le insistí en irnos de colorado, buscar un sitio mejor lejos de él, pero nada siempre decía lo mismo “El señor siempre tiene una razón para todo”. Cuando cumplí los 16 años yo y 2 amigos mas, Terry y Alan nos fuimos lo más lejos posible de la ciudad en una furgoneta de 1995 destrozada que restauró un amigo manitas. Cogimos rumbo oeste con los ahorros de la hucha en el bolsillo,unos cuchillos de caza, unas bolsas de ropa y una escopeta que tenía el padre de Alan. Dejando Colorado Springs atrás no podía hacer más que pensar en mi madre, que siempre estuvo allí para apoyarme en todo lo que necesitara y yo la había dejado allí tirada… Llegamos a Grand Junction, una ciudad medianamente grande, pegado a la frontera de Colorado oeste. Aquí tomamos las calles como nuestra casa, dormíamos en la furgoneta o sino en la casa de alguna de las chicas que encontraramos por allí, sobre vivíamos como podíamos. Yo conseguí un trabajo en una pequeña franquicia de allí, aunque bastante popular, ganaba una miseria, y para repartir con mis compañeros no nos daba para sobrevivir. Pasaron unos años y mis compañeros se empezaron a asentar, Terry consiguió un trabajo de turno nocturno en un hotel de gran nivel, donde iban los peces gordos a tirarse a sus prostitutas y demás. El otro, Alan, hacia la calle, ya tenía experiencia de pasar gramos por Colorado Springs así que no le fue complicado encontrar a gente y conseguir un trabajo rapidito. Alan se compro una moto chopper guapísima, se alquiló un pisito en un buena zona de la ciudad, cerquita del hotel donde trabajaba nuestro amigo Terry. Por aquel entonces no teníamos ni idea de dónde había sacado el dinero, aunque se oliera a kilómetros de distancia. Este tiempo me vino bien para relajarme, el trabajo diario era repetitivo pero me ayudaba a evadirme de todos los problemas, sentirme como una persona nueva. Pasaron los meses y todo mi trabajo estaba dando sus frutos, conseguí un ascenso en el restaurante y ya ganaba un dinero decente. Acabé comprando a un tío una harley davidson chulisima, me estaba yendo mejor que nunca, ya estaba haciendo planes para sacar a mi madre de colorado springs y comprar una casita de campo para los dos. Pero claro, todo iba demasiado bien… Una fría noche de invierno me despertaron unos fuertes golpes en mi puerta, eran Alan y Terry, me dijeron que tenían un plan para sacar un pastizal, y que si me apuntaba. Recuerdo estos últimos días en Grand Junction como ayer mismo, yo estaba cómodo con mi vida, todo me estaba yendo bien, pero al parecer Alan debía dinero a una banda de tíos de allí por haber perdido una mercancía o algo del estilo. Aunque seguramente fuera la peor decision de mi vida les dije que les ayudaría. Nos pusimos unos pañuelos, unas gafas y unos gorros de lana. Yo llevaba el cuchillo de caza que nos trajimos de Colorado Springs, mientras que Alan se empeñó en llevar su escopeta. El plan era robar un camión que pararía a descargar y cargar el dinero del hotel, Terry nos distrería a los guardias en recepción mientras Alan y yo cogíamos todo el dinero de detrás del camión. Aquella noche nada salió como esperábamos. Acabamos saliendo del garaje del hotel Alan y yo en un coche alquilado, yo conducía mientras Alan se desangraba por un brazo y parte del pecho. Parece ser que la escopeta de Alan tenía el percutor oxidado y desgastado así que uno de los guardas acabó alcanzandolo con un disparo de su escopeta, me toco a mi abalanzarme sobre él guarda y apuñalarlo para darnos tiempo suficiente y poder huir. Tengo las ultimas palabras de Alan marcadas en la cabeza, “sigue al oeste!”. Acabe parando en medio de un desierto para enterrar al pobre Alan donde pudiera descansar en paz, pero despues segui con lo que me dijo Alan, seguí al oeste hasta llegar a la costa de california, como un lobo solitario y una bolsa de dinero que no me sirvió para gasolina, comida y poco más. Buscaba un ambiente tranquilo, de perfil bajo, donde pueda seguir con mi vida y con mi afición a las motos. Escuchando conversaciones me pareció oír algo sobre el Condado de Blaine, en Los Santos y me gusto lo que oí. Ademas, me parecio ver en lifeInvader que mi primo Jax estaba por la zona, así que no me lo pensé dos veces y cogí el primer transporte a la ciudad. Mi intención es asentarme por el condado de blaine, trabajar de lo que pueda y poder continuar con mi afición por las motos custom. Intento dejar el pasado atras de nuevo, y poder forjarme mi propio futuro en el norte de Los Santos. Jayden Davis mide 1,85m. Tiene el pelo castaño oscuro, se suele hacer la raya a la derecha o sino se lo peina hacia atrás. Tiene unos brazos fuertes pero el torso bastante descuidado. Jayden es una persona cerrada de primeras, pero coge confianza rapido, cuando esta durante un tiempo a solas no puede evitar pensar en su madre o en su amigo Alan. Fuma tabaco de liar y su bebida favorita es la cerveza en tercio. Tampoco le preocupa no encontrar el amor, el solo quiere sentirse parte de una familia, tener “hermanos” para apoyarse y ayudarse entre ellos, formar parte de una hermandad. Le preocupa conseguir su objetivo y fastidiarla, quedarse solo de nuevo como le pasó con sus padres, Alan y Terry. Preferiría morir antes de revivir su adolescencia. Interpretaré a Jayden como una persona que aunque pueda aparentar ser cerrada de primeras, cuando coges un mínimo de confianza con él te das cuenta de que es una persona totalmente diferente. Es una persona prudente y respetuosa, sobretodo con los que son más cercanos a él. Siempre está dispuesto a echar un cable si se le necesita. Sobretodo como una persona prudente, evitando problemas con la ley a toda costa. Aspiraciones: - Encontrar cualquier trabajo en el que pueda desempeñarse cómodamente, y ganar el dinero suficiente para mantener una vida digna. - Su objetivo es juntarse con algún grupo de gente a quien pueda llamar hermanos, en los que pueda confiar y formar parte de esa “Hermandad”. - Conseguir una moto custom, ya que echa de menos aquella harley que dejó en Grand Junction y sentir el viento de la libertad en la cara. - Hacer vida en el norte y encontrar allí un lugar donde asentarse. - Reencontrarse con su primo dado que es la única familia que le queda. Miedos: - Teme revivir antiguos recuerdos, perder más amigos o mas familia, no lo soportaría y si pasara seguramente le llevaría al suicidio. - Teme el ser rechazado o por la gente en la que confía. - Aun tiene a su padre dando vueltas por su cabeza, suele sufrir cambios de humor cuando esto ocurre . - Teme quedarse solo de nuevo. Hobbies: - Le gusta pasar la tarde en el bar, tomando unas cañas con sus amigos. - Cuando tenía moto, disfrutaba llevándola por las largas carreteras de Colorado sintiendo el viento golpeándole en la cara, sin siquiera mirar el velocímetro. - También disfruta dando lentos paseos por el parque, perdiéndose en sus pensamientos, intentando olvidar el pasado.
  3. Nombre y Apellido que vayas a usar ingame: Jayden Davis Edad y fecha de nacimiento (REAL):17/12/2000 Experiencia previa en roleplay: Llevare unos 7 meses jugando a gta v roleplay, empecé roleando como policía en el servidor de malviviendo, y después fui probando cosas nuevas saltando entre servidores como los enrollados, droga life y buscando un rol más serio entré en el servidor de Otro Concepto, donde más tiempo he estado roleando y en el que actualmente formo parte del staff. Historia completa de tu personaje (cómo lo interpretarás, procedencia, que pretende ser, aspiraciones, miedos etc...): Me llamo Jayden Davis, nací el 17/12/1998 a las afueras de Colorado Springs, al sur de Denver. Soy hijo de padres católicos, de hecho mi nombre, Jayden, significa "Jehová ha escuchado" que puedes encontrar como un verso en la Biblia (Salmos 6:9-10). Tuve una infancia tranquila pero complicada, mis padres eran muy tradicionales en el tema doméstico y como era normal me tenían trabajando ya desde bien pequeño en la tienda de ultramarinos de mi padre, moviendo cajas de los camiones o hasta llevando pedidos a la gente de la zona. Me pasaba las tardes después de clase allí, ordenando los armarios, las vitrinas, limpiando el suelo… La poca interacción social que tenía era con algún cliente el cual no sabía donde se encontraba algo, o para preguntarme si mi padre estaba por allí. Algunos fines de semana sí que iba a ver a mi primo hermano Jax, a el orfanato de Springfield, solo que era un trayecto muy largo y no lo hacíamos muy a menudo. Cuando ya llegue a secundaria las cosas se empezaron a complicar, no tenía tiempo para estudiar, lo justo para ir aprobando alguna asignatura, pero nada más. A los 12 años ya di por perdidos mis estudios y dejé de esforzarme; tanto en clase, como en lo poco que podía estudiar en casa o el trabajo. Empecé a juntarme con unos compañeros de clase, eran un poco moviditos, pero bueno yo no tenía ni idea de lo que podía llegar a pasar, nunca había formado parte de un grupo de ese estilo. Deje de ver a mi primo, ya que dejó el orfanato y ya no supimos mas de el, aunque consiguió pegarme su afán por las motos chopper. Durante la secundaria empecé a hacerme de conocer en el instituto, junto a mi grupo de colegas me consideraba un tipo duro con mis 14 años y mis 65 kilos de peso, nos creíamos unos gangsters, que incrédulos nosotros… Durante la secundaria me fui apartando cada vez más de Dios. Aunque me seguía tocando ir a misa todos los domingos ya casi ni recitaba mis versos por las noches, a no ser que entrara mi padre con el cinturón desabrochado en mi habitación. Todos estos acontecimientos hicieron que mis padres se fueran apartando el uno del otro. Aunque por desgracia para mi madre, nunca llegaron a separarse. Mi padre se volvió más violento, tanto conmigo como con mi madre. Usaba mas el cinturón que las palabras en casa. Perdía los estribos día sí día también, intentamos ayudarle llevándole a algún medico, pensábamos que estaba enfermo, pero él se negaba y se ponía agresivo cuando lo mencionamos. Mi madre se pasaba muchas noches en casa de una amiga suya, ya que le daba miedo que a mi padre le diera un ataque y le hiciera algo. Yo hacía lo mismo, aunque nunca dejaba que mi madre durmiera a solas con mi padre, le insistí en irnos de Colorado. Buscar un sitio mejor, lejos de él, pero nada, siempre decía lo mismo “El señor siempre tiene una razón para todo”. Cuando cumplí los 16 años yo y 2 amigos mas, Terry y Alan nos fuimos lo más lejos posible de la ciudad en una furgoneta de 1995 destrozada que restauró un amigo manitas. Cogimos rumbo oeste con los ahorros de la hucha en el bolsillo,unos cuchillos de caza, unas bolsas de ropa y una escopeta que tenía el padre de Alan. Dejando Colorado Springs atrás no podía hacer más que pensar en mi madre, que siempre estuvo allí para apoyarme en todo lo que necesitara y yo la había dejado allí tirada… Llegamos a Grand Junction, una ciudad medianamente grande, pegado a la frontera de Colorado oeste. Aquí tomamos las calles como nuestra casa, dormíamos en la furgoneta o sino en la casa de alguna de las chicas que encontráramos por allí, sobre vivíamos como podíamos. Yo conseguí un trabajo en una pequeña franquicia de allí, aunque bastante popular, ganaba una miseria, y para repartir con mis compañeros no nos daba para sobrevivir. Pasaron unos años y mis compañeros se empezaron a asentar, Terry consiguió un trabajo de turno nocturno en un hotel de gran nivel, donde iban los peces gordos a tirarse a sus prostitutas y demás. El otro, Alan, hacia la calle, ya tenía experiencia de pasar gramos por Colorado Springs así que no le fue complicado encontrar a gente y conseguir un trabajo rapidito. Alan se compro una moto chopper guapísima, se alquiló un pisito en un buena zona de la ciudad, cerquita del hotel donde trabajaba nuestro amigo Terry. Por aquel entonces no teníamos ni idea de dónde había sacado el dinero, aunque se oliera a kilómetros de distancia. Este tiempo me vino bien para relajarme, el trabajo diario era repetitivo pero me ayudaba a evadirme de todos los problemas, sentirme como una persona nueva. Pasaron los meses y todo mi trabajo estaba dando sus frutos, conseguí un ascenso en el restaurante y ya ganaba un dinero decente. Acabé comprando a un tío una harley davidson chulísima, me estaba yendo mejor que nunca, ya estaba haciendo planes para sacar a mi madre de colorado springs y comprar una casita de campo para los dos. Pero claro, todo iba demasiado bien… Una fría noche de invierno me despertaron unos fuertes golpes en mi puerta, eran Alan y Terry, me dijeron que tenían un plan para sacar un pastizal, y que si me apuntaba. Recuerdo estos últimos días en Grand Junction como ayer mismo, yo estaba cómodo con mi vida, todo me estaba yendo bien, pero al parecer Alan debía dinero a una banda de tíos de allí por haber perdido una mercancía o algo del estilo. Aunque seguramente fuera la peor decision de mi vida les dije que les ayudaría. Nos pusimos unos pañuelos, unas gafas y unos gorros de lana. Yo llevaba el cuchillo de caza que nos trajimos de Colorado Springs, mientras que Alan se empeñó en llevar su escopeta. El plan era robar un camión que pararía a descargar y cargar el dinero del hotel, Terry nos distrería a los guardias en recepción mientras Alan y yo cogíamos todo el dinero de detrás del camión. Aquella noche nada salió como esperábamos. Acabamos saliendo del garaje del hotel Alan y yo en un coche alquilado, yo conducía mientras Alan se desangraba por un brazo y parte del pecho. Parece ser que la escopeta de Alan tenía el percutor oxidado y desgastado así que uno de los guardas acabó alcanzándolo con un disparo de su escopeta, me toco a mi abalanzarme sobre él guarda y apuñalarlo para darnos tiempo suficiente y poder huir. Tengo las ultimas palabras de Alan marcadas en la cabeza, “sigue al oeste!”. Acabe parando en medio de un desierto para enterrar al pobre Alan donde pudiera descansar en paz, pero despues segui con lo que me dijo Alan, seguí al oeste hasta llegar a la costa de california, como un lobo solitario y una bolsa de dinero que no me sirvió para gasolina, comida y poco más. Buscaba un ambiente tranquilo, de perfil bajo, donde pueda seguir con mi vida y con mi afición a las motos. Escuchando conversaciones me pareció oír algo sobre el Condado de Blaine, en Los Santos y me gusto lo que oí. Mi intención es asentarme por el condado de blaine, trabajar de lo que pueda y poder continuar con mi afición por las motos custom. Intento dejar el pasado atrás de nuevo, y poder forjarme mi propio futuro en el norte de Los Santos. Jayden Davis mide 1,85m. Tiene el pelo castaño oscuro, se suele hacer la raya a la derecha o sino se lo peina hacia atrás. Tiene unos brazos fuertes pero el torso bastante descuidado. Teme quedarse solo de por vida, ya que le parece que cuando se acerca a alguien le está condenando a una vida de desgracia por todo lo que pasó durante su adolescencia. Jayden es una persona cerrada de primeras, pero coge confianza rapido, cuando esta durante un tiempo a solas no puede evitar pensar en su madre o en su amigo Alan. Fuma tabaco de liar y su bebida favorita es la cerveza en tercio. Tampoco le preocupa no encontrar el amor, el solo quiere sentirse parte de una familia, tener “hermanos” para apoyarse y ayudarse entre ellos, formar parte de una hermandad. Teme conseguir su objetivo y fastidiarla, quedarse solo de nuevo como le pasó con sus padres, Alan y Terry. Preferiría morir antes de revivir su adolescencia.
×
×
  • Crear nuevo...